Ir al contenido principal

Desarrollo motor infantil de los 18 a 24 meses

Motricidad es la  capacidad que tiene el hombre para realizar movimientos voluntarios coordinando correctamente todas las estructuras del cuerpo que intervienen para realizar ese movimiento. La motricidad es el área relativa a todo lo que tiene que ver con el tono y al desarrollo muscular y corporal, al equilibrio y a la coordinación.

Ayudarle en su desarrollo estimulándole motrizmente es una necesidad, siempre se debe tener en cuenta  tres cuestiones:

1º Es el niño el que marca el ritmo, porque no todos avanzan por igual.

2º Será a través del juego y de una manera lúdica y entretenida como mejoraremos sus habilidades motoras.

3º Cuando jugamos con ellos desde la perspectiva motora, hemos de saber que el desarrollo es global, por tanto trabajamos a la par habilidades lingüísticas, visuales, sociales y cognitivas.

Existe cierta relación entre la maduración del cerebro y la maduración psicomotriz, actividad instintiva, pero que también va a estar condicionada por  la experiencia. Por consiguiente, para garantizar dicho desarrollo es aconsejable aportar experiencias ricas en todos los niveles.


En este periodo el  crecimiento físico es muy rápido e importante y además favorece el resto de áreas.  El niño disfruta con el movimiento, siente placer y se motiva para hacer y repetir actividades cada vez más complejas.

En esta etapa son más sociales y será su capacidad motora la que le permita interactuar con iguales, compartir movimientos, juegos, bailes, que a su vez le motivaran a desarrollar la comunicación cada vez más compleja.

En la rutina diaria del niño es básico incluir tiempo de juego en exteriores, donde experimente y aprenda a controlar su cuerpo. En los primeros años de vida su aprendizaje es su actuación en el entorno, que le llevará a la comprensión del mismo, piensa y se comunica al interactuar.


Se trata de posibilitarles la libertad de movimientos suficientes para que vayan adquiriendo fuerza y control en sus músculos de forma que puedan explorar, gatear, dar sus primeros pasos, correr, saltar, modelar, dibujar, construir, etc.

Los ejercicios que os mostramos, son los más comunes y fáciles de realizar con ayuda de los papas  y en contextos de juego. En todos estos juegos se trabajan todas las áreas Desarrollo psicomotor grueso   --  Desarrollo  y agudeza visual  --  Desarrollo auditivo  --  Desarrollo del lenguaje  --  Desarrollo afectivo y social





 

Comentarios

  1. Hola, qué interesantes las diapositivas. Me queda una duda sobre el apasionante tema del equilibrio, que vemos que se trabaja muy bien con la bicicleta como explicas. ¿Sabrías decir cómo de importante en su desarrollo es la genética frente a cuánto lo trabajen a estas edades o incluso de mayores? Es una duda que arrastro desde siempre, no sé si habrá estudios que lo hayan investigado, he ojeado por internet y he visto que puede tener relación con todo lo típico, cómo se trabaje, a qué edades, el descanso, etc. pero no lo tengo claro. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola otra vez, ¿cómo puedo hacer para que me llegue un aviso si me respondes? No veo una opción para que me llegue una alerta. Bueno voya guardarme la dirección en un blog de notas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marga.
    La genética es indudable que marca unas directrices y si hay una buena predisposición motora los resultados siempre podrán ser muy buenos, pero esa misma predisposición sin los estímulos externos adecuados no conseguirá desarrollar el máximo potencial del niño.
    Por lo tanto, cada niño tendrá un potencial máximo en cada área de desarrollo, pero sin la estimulación adecuada no se alcanzará y la pregunta sería ¿Por qué no voy a conseguir mejorar mis habilidades, hasta el máximo que mi cuerpo me permita, sean estas las que sean, si recibo los estímulos adecuados y trabajo?.
    La práctica no nos hace ser superdotados en un área, si no tenemos esa predisposición genética, pero sin duda permitirá mejorarla, ¿por que no conseguir el máximo que podamos dar?.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Método Hanen

El Centro Hanen, es una organización especialmente dedicada a desarrollar habilidades comunicativas. Ayuda a las familias que tienen niños con dificultades para establecer canales de comunicación y lenguaje. Facilitan y propician estrategias en entornos naturales. Es un programa diseñado para niños especialmente entre 2 y 6 años. Creado en Toronto por Ayala Manolson, logopeda de la Universidad McGill de Montreal a mediados de los años 70. Por aquellos años fue una idea novedosa, trabajar con los padres, en vez de con los niños directamente. En la actualidad se esta aplicando como un método complementario a toda una terapia global de intervención. Para la autora es fundamental - La implicación que asumen los padres. Son ellos quienes pueden intervenir de manera más intensa durante las actividades cotidianas, se realiza por tanto en el contexto ideal para el aprendizaje de la comunicación, en las usuales y acostumbradas situaciones diarias y familiares. - El objetivo es enseñar

Materiales para trabajar la diversidad en el aula ( II).

       Hoy en una segunda ocasión traemos “Materiales para trabajar la diversidad en el aula”. Es permanente la necesidad, por parte de los profesores, de disponer de herramientas para trabajar con los alumnos el tema de la diferencia, a fin de poder llevar a cabo una adecuada inclusión educativa.        El profesorado de infantil está muy concienciando de que ha de sensibilizar sobre las diferencias, pero con frecuencia le resulta difícil por falta  de recursos humanos y materiales para organizar  en su programación  tiempos y actividades de carácter inclusivo, que estén estructurados y tengan claros contenidos, en los que  los alumnos se vean implicados.        El profesor tutor, el de apoyo, el logopeda, o esa figura inexistente pero necesaria “un dinamizador social”,…o el equipo, han de ser los promotores y gestores de pequeñas actividades, que solo toman forma cuando el equipo se sienta y decide intervenir. No es necesario realizar grandes actividades, solo incluir periódi

Autonomía, sin prisa pero sin pausa.

Poco a poco nuestros niños van creciendo, se van haciendo más autónomos y reclaman su espacio, quieren hacer ellos solos muchas cosas. Pues este es el momento de ayudarles, dejar que vayan probando, que lo intenten, siempre que no corran peligro. Hemos de enseñarles los pasos estando a su lado y estimulando su aprendizaje.  Debemos de dejar hacer y dejar de proteger en exceso. A veces frenamos su aprendizaje al realizar nosotros lo que podrían hacer ellos. Entorno a los 20/24 meses el niño tiene capacidad para ser autónomo en pequeñas acciones cotidianas. Si protegemos en exceso, le enseñamos que los que saben hacerlo son los adultos y le vamos acomodando, desarrollaremos una actitud cómoda. Como i niciamos el aprendizaje de los pasos de autonomía? Atenderemos a las rutinas diarias   e iremos incorporando poco a poco actividades que realizamos diariamente de forma regular y periódica. Les ayudaremos con la organizaci ón d e las mismas. Las rutinas son muy importantes. Establece