Ir al contenido principal

Cómo ayudamos a nuestros hijos en el desarrollo del lenguaje

 

 

Sin duda, el lenguaje es la herramienta de comunicación por excelencia, a través del lenguaje oral intercambiamos información, ideas y sentimientos. Los primeros 6 años de vida son de trascendental importancia. Durante estos años se recorren importantes etapas, la pre-lingüística  con expresiones vocales y sonidos desde el llanto hasta los balbuceos en el primer año de vida y la lingüística cuando el niño expresa sus primeras palabras y frases.

El mejor estimulo es el intercambio directo de experiencias con adultos o niños, intercambio de lenguaje oral y los padres son la figura más importante para el desarrollo comunicativo. Para que se desarrolle un adecuado proceso de lenguaje el niño necesita, además de las habilidades innatas, unas bases sociales y cognitivas. No aprende a comunicarse solo, aprende por la interacción con su entorno.

¿Cómo realizar una buena estimulación?

En primer lugar, es importante una adecuada actitud, que nos permita disfrutar de nuestros hijos y exprimir al máximo todas las experiencias que ellos nos proporcionen y en las que sean protagonistas, dotándoles así de todas las habilidades que estén a nuestro alcance.

Respetar el ritmo personal del niño/a cuando se expresa. No interrumpirle cuando cuenta algo, no anticipe su respuesta aunque tarde en darla, no  se inquiete si aprecia alguna dificultad o alteración en su lenguaje.

Controle su forma de dirigirse al niño. El  tono de voz. No grite o hable muy deprisa, él terminará haciendo lo mismo.

No utilice un lenguaje demasiado infantil. Use frases cortas, sencillas y claras.

Recurra a las rutinas diarias (la hora del baño, la cena…) hable de lo que hace o describa lo que ve y utiliza.

Comparta sus intereses. Aquello que le gusta, será lo que le estimule y motive.  Si la actitud del adulto también es de interés hacia sus gustos se sentirá atraído por compartir y comunicar sus inquietudes.

Escúchele. Hágale sentirse importante en lo que comunica, independientemente de cómo lo exprese. Evite mostrarse impacientes o desconcertados cuando el niño hable y no lo entienda.  No se apresure y conteste por él. Dele tiempo a que procese la información, deje que inicie la  conversación y pueda hacerse entender a su manera. Establezca y respeta los turnos conversacionales

Siga su iniciativa. Únase a su juego, imite e interprete sus acciones, haga comentarios sobre lo que le interesa a su hijo, no a lo que usted piensa que es importante.

Cuando emplee frases incompletas, repítale la frase ampliando la información que él ha aportado. Por ejemplo si el dice: “mamá gato”. ampliará: “sí, es un gato  gris y salta mucho. ¡Mira juega con la pelota-

No se debe corregir su lenguaje con frases tales como ¡Eso está mal dicho!. Debe repetir su frase correctamente afirmando que le hemos entendido. Si el niño dice “la tasa” señalándose la imagen, nosotros podemos responder: “Oh, qué casa blanca más bonita”. Damos el modelo correcto de “casa” y ampliamos su frase.

Piense que siempre tiene importancia lo que cuente, debe atenderle mientras habla, no vale pensar ¡No tengo tiempo!, ¡ahora tengo mucha prisa!...

Aprenda a utilizar turnos comunicativos y  a esperar respuestas. A mirar a  los ojos de su hijo mientras se expresa.

Los cuentos compartidos. Convierta el cuento en una conversación. Colóquese frente a su hijo, déjele que tome la iniciativa, haga turnos con él. No entienda la lectura como algo que usted hace para él, es algo que hacen juntos y comparten.


Controle el uso de medios audiovisuales (móviles , Tv, tablees..). Estos recursos jamás van a sustituir la fuerza emocional y de aprendizaje que tiene la calidad de la comunicación interpersonal. Hay numerosos estudios que demuestran que los niños que han usado demasiadas hora al día (más de 2 horas diarias) desarrollan peores habilidades en expresión del lenguaje.

Utilice música y canciones en su juego. Enséñele canciones sencillas con movimientos y gestos que realicen juntos.    Puede buscar canciones asociadas a distintas rutinas de la casa, para recoger, para dormir, para comer etc.

 “Cuando los padres disfrutan realmente de la compañía de sus hijos se convierten en los mejores maestros que los niños pueden tener" Glenn Doman

 Desarrollo de rutinas. Aprendo en casa 

  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Método Hanen

El Centro Hanen, es una organización especialmente dedicada a desarrollar habilidades comunicativas. Ayuda a las familias que tienen niños con dificultades para establecer canales de comunicación y lenguaje. Facilitan y propician estrategias en entornos naturales. Es un programa diseñado para niños especialmente entre 2 y 6 años. Creado en Toronto por Ayala Manolson, logopeda de la Universidad McGill de Montreal a mediados de los años 70. Por aquellos años fue una idea novedosa, trabajar con los padres, en vez de con los niños directamente. En la actualidad se esta aplicando como un método complementario a toda una terapia global de intervención. Para la autora es fundamental - La implicación que asumen los padres. Son ellos quienes pueden intervenir de manera más intensa durante las actividades cotidianas, se realiza por tanto en el contexto ideal para el aprendizaje de la comunicación, en las usuales y acostumbradas situaciones diarias y familiares. - El objetivo es enseñar

Materiales para trabajar la diversidad en el aula ( II).

       Hoy en una segunda ocasión traemos “Materiales para trabajar la diversidad en el aula”. Es permanente la necesidad, por parte de los profesores, de disponer de herramientas para trabajar con los alumnos el tema de la diferencia, a fin de poder llevar a cabo una adecuada inclusión educativa.        El profesorado de infantil está muy concienciando de que ha de sensibilizar sobre las diferencias, pero con frecuencia le resulta difícil por falta  de recursos humanos y materiales para organizar  en su programación  tiempos y actividades de carácter inclusivo, que estén estructurados y tengan claros contenidos, en los que  los alumnos se vean implicados.        El profesor tutor, el de apoyo, el logopeda, o esa figura inexistente pero necesaria “un dinamizador social”,…o el equipo, han de ser los promotores y gestores de pequeñas actividades, que solo toman forma cuando el equipo se sienta y decide intervenir. No es necesario realizar grandes actividades, solo incluir periódi

Los abrazos y su importancia

    Numerosos estudios reafirman la importancia que tiene el contacto físico entre los seres humanos. Con los niños, el contacto físico es fundamental y no solo desde el punto de vista fisiologico sino también emocional, ellos son más indefensos, inmaduros y se encunetran en fase de desarrollo y formación. El contacto físico interviene en la regulación de muchas de las funciones clave del organismo, como la frecuencia cardiaca, la presión sanguínea y    aumenta los niveles de hemoglobina. Un abrazo activa la producción de oxitocinas (hormonas que reducen los estados depresivos, la ansiedad y aumentan la receptividad hacia las demás personas) y endorfinas ( que causan una sensación de euforia). Un acto tan sencillo como un abrazo, nos hace sentirnos queridos, protegidos, comprendidos, reconfortados... En un estudio realizado por el Nationwide Childrens´Hospital de Ohio, ponen de manifiesto que en el desarrollo del cerebro del bebe, los abrazos,   las demostraciones físicas y el contacto