jueves, 5 de noviembre de 2009

Cámara Hessel




Leyendo algunos blogs de madres con niños especiales, he encontrado comentarios con respecto a la forma de intervención en los Centros de Atención Temprana. Algunas madres apuntan sobre la necesidad de entrar en el aula y poder ver directamente cuáles son los objetivos del tratamiento con sus hijos, cómo se llevan a cabo, cómo se resuelven situaciones específicas, qué juegos utilizan, cómo interaccionan etc.. y exponen que en ocasiones no pueden entrar en las sesiones y creen perder información.
El acceder o no al aula, es decir, estar presente durante la sesión del tratamiento va a depender de varios factores, principalmente de la edad del niño, a menor edad, no existen problemas ya que se presenta menor dificultad de interrupciones, mayor facilidad para interrelacionar, compartir espacio, atención y pautas de intervención, pero a medida que el niño va creciendo es conveniente que se quede a solas con el terapeuta, que aprenda a interactuar, él frente a otra persona, sin la presencia de su máximo referente o cuidador directo. Efectivamente esta situación, se debe completar y mejorar a través del diálogo permanente con los profesionales que lo atienden, con la trasferencia de información entre todos y con líneas de actuación equivalentes.
Pero existen además otras posibilidades o alternativas, que en algunos Centros de Atención Temprana están claramente instauradas, como son las Cámaras de Hessel. Contiguo a la sala de tratamiento, unido por una ventana con cristal de visión unilateral, (vidrio polarizado que permite ver a través de él en un solo sentido, cristal de un lado y espejo del otro) hay otro cuarto, desde el cual se puede ver y oír lo que ocurre en la sala de estimulación, sin ser visto y por tanto sin alterar la dinámica de la sesión.

Aquí les muestro un video en el que se aprecia claramente la acción de las dos salas. El video es publicado por el CDIAT de Malaga (Miguel de Linares Pezzi).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada