miércoles, 5 de junio de 2019

RIESGO DEL USO DE PANTALLAS EN MENORES



        
Cada generación de padres tiene unos retos diferentes al educar a sus hijos, los tiempos cambian. Antes jugábamos mucha parte del día en la calle, el aprendizaje compartido con iguales era muy fuerte y nos ayudaba a  establecer unas relaciones sociales y vínculos entre amigos, básicas para el funcionamiento social. Nuestro aprendizaje motriz era trascendental, no éramos sedentarios como hoy.
         Vivimos en la era de las pantallas y han venido para quedarse. Y algunos niños aprenden a manejar el móvil antes que a pronunciar las primeras palabras. No podemos decir que sean malas de por sí, porque son una  nueva vía  a la comunicación, al presente y el futuro, pero hay que diferenciar claramente en temas de aprendizaje. Tenemos que plantearnos cuál es el medio más adecuado  y en qué edad para desarrollar el potencial del niño. Cada día hay más estudios que hablan del impacto negativo en el desarrollo del cerebro y en concreto en el niño más pequeño. El cerebro une mucho la parte física y la parte cognitiva, la del razonamiento está estrechamente ligada a la parte de la movilidad de la mano. Entonces, si el niño no tiene que hacer movimientos físicos en su aprendizaje, lo tendrá más difícil a lo largo de su desarrollo. Es imprescindible el contacto físico con objetos, sobre todo los primeros años.

                 
Razones por las que un niño no debe tener una Tablet.
          Le impide socializarse de una manera natural, El aprendizaje es un proceso que se basa en interacciones sociales. Meltzoff. Nos explica según sus investigaciones, “las interacciones sociales son más importantes de lo que se piensa en el aprendizaje infantil, y los niños aprenden mejor cuando lo hacen de otros y con otros humanos.”, explica que el aprendizaje es bidireccional, "Podemos aprender qué hacer mirando a los demás, e incluso podemos comprender lo que piensa otra gente a través de sus acciones”.
          Lo que ocurre detrás de la pantalla y la vida misma no se parecen. En la realidad no podemos funcionar sin relacionarnos, sin interaccionar con los padres, hermanos, la gente de alrededor. El cerebro del niño se desarrolla con la información que recibe de todo su contexto próximo y fundamentalmente de las demandas del mismo. El niño responde a las demandas del entorno, y en ese proceso de elaboración de respuesta, es cuando se ponen en marcha múltiples factores e información emocional, perceptiva, motórica, manipulativa,  etc. que ha almacenado su cerebro a través de los sentidos (ver, oír , tocar , oler, sentir, moverse, etc). “la respuesta ante la pantalla, solo es mover un dedo, para que pasen imágenes y cuanto más rápidas mejor”. Los empujamos a la necesidad de tener constantes estímulos, repetitivos, pero que escasamente piden respuestas que pongan en marcha su cerebro, su creatividad, su imaginación y empiece a jugar, a inventar, a ser niño.

         Pierden el interés por otro tipo de aprendizaje. Les cortamos las alas: jugar, dibujar, pintar, correr, saltar, ensuciarse, cantar, hablar, manejar todo tipo de instrumentos manuales y corporales. Cuando el niño juega con un dispositivo no está activando las zonas del cerebro que tienen que ver con el lenguaje sino con el movimiento de la mano y la visión.
         Utilizar la tablet o el móvil para calmar a un niño o para que este quieto y no moleste, es un error, No le ayuda a manejar y reforzar su capacidad de aprender a tener autocontrol, hacen que el niño esté constantemente estimulado y tiene menos oportunidad de ejercerlo, porque todo el control lo lleva la máquina. Por otro lado si los estímulos son muy intensos y rápidos, como ya hemos dicho, pueden perder el interés por cosas que son un poco más lentas o menos intensas, como la maestra, la pizarra, juego de turnos, un libro o jugar en la calle con los amigos, en general cuestiones que suponen la molestia de esperar o hacer lo que en ese momento hay que hacer pero el prefiere otra. No le enseñamos a enfrentarse a la dificultad de esos momento o la capacidad para sobrellevar la frustración.
          Consecuencias frecuentes: Cuando tiene la pantalla están tranquilos pero cuando no la tienen aumenta de la impulsividad y de la falta de autocontrol las rabietas.


       La Academia de Pediatras de Estados Unidos publicó unas recomendaciones en 2016: Específicamente, nos advierten de que las pantallas en general en la educación temprana, con los más pequeños,  tienen unos beneficios muy limitados y que se produce en ocasiones un efecto no deseado, el riesgo de dependencia.

      Recomendaciones para padres y madres en lo que al uso de pantallas y medios se refiere.

Nada de pantallas antes de los 18 meses, Las pantallas de dispositivos electrónicos emiten cinco veces más luz de onda corta, mas energética, más  dañina, que puede ser altamente nociva para los ojos, especialmente en los niños pequeños, cuyo cristalino está aún formándose y no filtra esta luz de forma eficiente.
Entre los 18 y 24 meses. Que el contenido sea de alta calidad, tanto a nivel de contenidos como de juegos, y que sea siempre en compañía de los padres para ayudarlos a entender lo que están viendo, interactuando, dándoles y pidiéndoles información sobre lo que estamos viendo juntos, elaborando respuestas, hablando, y compartiendo.
No más de una hora entre los 2 y 5 años limitar el uso de los medios a una hora al día, controlando el  contenido. Con los padres. Acompañando a los hijos para ayudarlos a entender lo que están viendo y aplicarlo con sensatez al mundo que les rodea.
A partir de los 6 años: equilibrio y sentido común, con límites coherentes tanto en tiempo como en contenido, sin que pueda afectar al sueño, a la actividad física y a su modo de comunicarse con otros niños y adultos.

                                      Como controlar y gestionar el uso del  móvil

           Sé el ejemplo perfecto: tanto en el tema de los móviles, como en cualquier tema de la vida, los niños aprenden de lo que ven, una forma importante de aprendizaje es la imitación. Si te ven con el móvil pensaran que es interesante y moralmente no tenemos ninguna autoridad para decir a nuestros niños que utilizan demasiado el móvil si nosotros lo utilizamos también demasiado. Si lo ven, lo harán, no hay nada más potente para los hijos que el ejemplo de los padres, ellos, son su conexión con el mundo, y si esa conexión falla, hay un problema.

Desengánchate del móvil y conéctate a tus hijos

       Limitemos nuestro tiempo dedicado  al móvil. Vuelvo a repetir, los niños aprenden mejor de las interacciones con personas, no con pantallas. Si limitamos nuestro tiempo con ellos, reducimos su aprendizajebasado en la interacción y el intercambio verbal, que es el tiene peores efectos a largo plazo. No les deje el móvil para que no molesten. Que estén callados y no molesten, es cómodo, fácil y rápido en numerosas ocasiones. Pon tiempos de uso y cúmplelos. Dales otras alternativas y dedica más tiempo compartiendo juegos y ocio fuera de casa.

      Como indica Álvaro Bilbao “Desde mi punto de vista .., primero tenemos que enseñar al cerebro a pensar, a estar atento, a imaginar, y luego ya le podemos enseñar a dominar las herramientas que tiene a su disposición. Si introducimos las tecnologías demasiado pronto, el niño conseguirá conectar con ellas de una forma muy rápida pero se desconectará de otras cosas más importantes para su desarrollo”.

jueves, 11 de abril de 2019

Psicomotricidad y Emmi Pilker




Pediatra húngara, nacida en Viena en 1902. En 1946 comienza su dirección en  la casa cuna Lóczy, en la que cuida a niños privados de sus padres. En esos años estudiará y observará el desarrollo y motricidad global de los pequeños y pondrá de manifiesto la importancia de que el niño descubra el mundo por sí mismo, se sienta competente y capaz de tomar decisiones. Analizó también sobre el papel del adulto y su intervención en el desarrollo motor del niño como el procurador de condiciones óptimas para que se produzca un desarrollo armónico.

Su personalidad tenaz, se nutrió de autores como (Freud, Bowlby, Spitz, Wallon, Winnicot), del constructivismo, de la teoría del apego y de autoridades de la pedagogía como Montessori ó Steiner. Su pedagogía se centra, especialmente, en los tres primeros años de vida de los niños.

Emmi Pikler estudió la forma en que crece y se desarrolla el cuerpo del niño.  Ratificó que  “El movimiento libre es determinante desde todos los puntos de vista. Desde el físico al psicológico, pasando por el emocional y el socioafectivo”.

El movimiento es una necesidad vital del ser humano y comienza desde los primeros instantes de nuestra vida. Por eso, los primeros años nos permitirán, a través del movimiento, conocer nuestro  cuerpo e ir descubriendo sus partes, sus limitaciones y sus  posibilidades de encontrar diferentes posturas, así como de disfrutar sensaciones propioceptivas. La genética permite a los niños hacer este proceso por ellos mismos, haciendo madurar su cerebro.

Emmi Pikler insiste en que hemos de respetar el ritmo del niño, sin anticiparnos, sin prisas, sin miedos, sin desconfiar de su potencial, no esperando el siguiente paso, sino disfrutando de cada uno.  Interferir intentando acelerar o protegiendo en exceso, puede hacer que el niño se salte etapas fundamentales. Hace hincapié en el concepto  autonomía para controlar sus movimientos, para que resuelvan las situaciones por sí solos, para desarrollar su propia iniciativa a través de su experiencia motora y del resultado de sus propios esfuerzos. Aquellos aprendizajes que el niño adquiere por sus propias acciones e intereses son más sólidos emocionalmente y por ello más importantes.

Si hablamos de actividad espontánea en el niño, ¿qué papel desempeña el adulto?.
·       Estar a su lado, acompañando en el proceso con la palabra, la mirada atenta, la participación en su juego ante su reclamo y dando seguridad afectiva. No interrumpirle, ni meterle prisa, no limitar sus movimientos.
·   Es básico preparar un espacio seguro y atractivo para el movimiento libre, que le brinde la posibilidad de explorar y aprender a través de objetos que pueda tocar, oler y chupar.
                Algunos consejos para facilitar este espacio: buscar  superficies cálidas y no muy blandas que propicien el inicio de los movimientos; evitar los andadores que los lanzan sin coordinación ni equilibrio; no usar excesivamente hamacas o cochecitos, si algo se le cae no puede cogerlo  y tiene que pedir ayuda en lugar de aprender cómo resolver un problema; evitar parques llenos de juguetes con demasiados estímulos, es difícil encontrar y atender a un objeto explorándolo al máximo si hay demasiados elementos.
·    Aprovechar la cotidianidad del día a día. Compartir la mirada, prestar atención al tono que usamos al dirigirnos a él, observar cómo lo sostenemos en nuestros brazos, cómo lo manejamos al vestirlo, cómo le damos el alimento, etc. Nuestras rutinas y nuestro sosiego conformaran una actitud emocional tranquila, sin estrés, generando un vínculo adecuado con los padres. Hemos de evitar que esas rutinas las viva el niño de forma angustiosa, aprovechando el valor de las pequeñas cosas


LIBRO Emmi Palker “Moverse en libertad”, Esta teoría pone en evidencia que los niños aprenden a moverse solos practicando las diferentes posturas desde el giro tumbado, hasta sus primeros pasos, pasando por aprender a sentarse y a gatear.

Emmi Pikler planteó un cambio con respecto de  la mirada de los adultos hacia los niños. Para verlos como personas con pensamiento autónomo e iniciativa propia. Esto significa, que desde que nacen los bebés, son personas activas con interés e iniciativa para aprender.

jueves, 20 de septiembre de 2018

Guía infantil de desarrollo 0-3 años




Encarnación Hernández Pérez y José Antonio Rabadán Rubio, profesores de la Universidad  de Murcia , han publicado una nueva guía  de desarrollo infantil, que va dirigida a los padres y también profesionales de la primera infancia.  Lleva por titulo 'Mis primeros tres años'    dirigida a la atención del desarrollo de niños de 0 a 3 años, con numerosas orientaciones.  consejos, pautas educativas, procesos evolutivos. Muy interesante

Los primeros tres años de vida de tu bebé son intensamente importantes para ayudarlo a alcanzar su pleno desarrollo. Este incluye el desarrollo físico, cognitivo, comunicativo y de interacción.

La guía es un material de  gratuito  en formato PDF desde el portal de atención a la diversidad de la Consejería de Educación.



martes, 6 de marzo de 2018

Decálogo del profesional dedicado al autismo, según Theo Peeters

 El día 2 de marzo del 2018, con 75 años, ha fallecido Theo Peeters. Estudio en sus inicios filosofía y literatura, pero su camino profesional le llevo por otros campos, en los que se convirtió en un  especialista, que ha aportado una nueva visión y enfoque de las personas con autismo.
Nos dejó su decálogo, que ha llegado a ser toda una filosofía y un nuevo enfoque humano y necesario para todos los profesionales que trabajamos en el mundo del autismo y de sus familias.

1. Sentirse atraído por las diferencias: Pensamos que ser un “aventurero mental” ayuda a sentirse atraído por lo desconocido. Hay personas que temen las diferencias, otras se sienten atraídas y quieren saber más sobre ellas.
2. Tener una imaginación viva. Es casi imposible comprender lo que significa vivir en un mundo literal, tener dificultades en ir más allá de la información recibida, amar sin una intuición social innata. Para poder compartir la mente de una persona autista, que padece un problema de imaginación, se debe tener, en compensación, enormes dosis de imaginación.
3. Capacidad para dar sin obtener la acostumbrada gratitud. Se tiene que ser capaz de dar sin recibir mucho a cambio, y no sentirse decepcionado por la falta de reciprocidad social. Con la experiencia, la persona aprenderá a detectar formas alternativas de dar las gracias, y la gratitud de muchos padres a menudo le compensará con creces.
4. Estar dispuesto a adaptar el propio estilo atural de comunicarse y de relacionarse. El estilo que se requiere está mas ligado a las necesidades de la persona con autismo que a nuestro grado espontáneo de comunicación social. Esto no es fácil de lograr y requiere muchos esfuerzos de adaptación, pero es importante reflexionar acerca de qué necesidades estamos atendiendo.
5. Tener el valor de “Trabajar sólo en el desierto”. Especialmente cuando se empiezan a desarrollar servicios específicos en un área. Hay tan poca gente que comprende el autismo, que un profesionaal motivado corre el riesgo de ser criticado en vez de aplaudido por sus enormes esfuerzos. Los padres han sufrido este tipo de críticas antes, por ejemplo, cuando escuchas cosas como “todo o que necesita es disciplina”, ” si fuese mi hijo…”, etc.
6. No estar nunca satisfecho con el nivel de conocimientos propios. Aprender sobre el autismo y sobre las estrategias educativas mas adecuadas es un proceso continuo, ya que el conocimiento en ambos campos evoluciona continuamente.  La formación en autismo nunca se acaba y el profesional que crea que ya la tiene, en verdad “la pierde”.
7. Aceptar el hecho de que cada  pequeño avance trae consigo un nuevo problema. La gente tiene tendencia a abandonar los crucigramas si no pueden resolverlos. Esto es imposible en el  autismo.  Una vez que se empieza, se sabe que el trabajo de “detective” nunca se acaba.
8. Disponer de capacidades pedagógicas y analíticas extraordinarias. El profesional tiene que avanzar poco a poco y utilizar soportes visuales de manera individualizada.  Hay que realizar evaluaciones con tanta frecuencia que uno debe adaptarse constantemente.
9. Estar preparado para trabajar en equipo. Debido a la necesidad de una aproximación coherente y coordinada, todos os profesionales deben estar informados de los esfuerzos de los demás, así como de los niveles de ayuda proporcionados.  Esto incluye a los padres, especialmente cuando el niño es pequeño.
10. Humildad. Uno puede llegar a ser “experto” en autismo en general, pero los padres son los expertos sobre su propio hijo y se debe tener en cuenta su experiencia y conocimiento. En e autismo no se necesitan profesionales que quieran permanecer en  su “pedestal”. Cuando se colabora con los padres es importante hablar de los éxitos, pero también admitir los fracasos (“por favor,  ayúdeme”). Los padres también tienen que saber que el experto en autismo no es un Dios del Olimpo.

miércoles, 3 de enero de 2018

Retraso psicomotor





Es muy frecuente en los Centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana (Cdiat), recibir a familias, que  bien son remitidas por los servicios de pediatría o ante la duda  y preocupación, acuden a consultar, ya que piensan que su hijo, no hace lo que otros niños de su edad. El desarrollo psicomotor de las habilidades del bebé es, junto con la alimentación, uno de los temas que más preocupa a los padres. ¿Qué es normal y qué no lo es?, ¿cuáles serían las señales para preocuparse?
El desarrollo psicomotor es la adquisición progresiva de habilidades funcionales en el niño, en  distintas áreas: lenguaje, motora, manipulativa y social, permitiéndole alcanzar independencia y adaptación al medio. Este desarrollo se produce durante los primeros 2-3 años de vida, periodo de gran plasticidad y muy sensible a los estímulos externos.
La adquisición de las funciones o habilidades sigue unos pasos secuenciales, es preciso completar una etapa para alcanzar la siguiente. Para conseguir que un bebe permanezca sentado de forma estable, primero necesita tener un adecuado control de la cabeza,  para caminar primero tendrá que permanecer de pie con estabilidad,  etc. Ahora bien, el ritmo de la secuencia de maduración es variable, varía en función de múltiples factores, no todos los niños desarrollan las mismas habilidades a la misma edad.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Cuentos preparatorios e iniciales de la lectura

 


El zoo de las letras

        

     32 cuentos cuyo tema va dirigido a trabajar los distintos fonemas del alfabeto, con atractivos protagonistas, numerosas y  divertidas acciones y juegos, nos ayudan a trabajar con niños de 3 a 6 años el proceso fonético del aprendizaje de la lectura.    
 Es una colección de temas muy variados, llenos de imaginación, buena opción  para presentar nuevos y variados recurso,  ante las necesidades lingüísticas de los niños en esta etapa. Las secuencias a través de los cuentos trabajo las áreas  visual -gráfica  y auditiva-fónica.