jueves, 14 de mayo de 2020

Desarrollo de rutinas. Aprendo en casa.




       Uno de los mayores deseos y retos de los padres, es que sus hijos aprendan a ser autónomos. Durante los primeros años van a aprender muchas habilidades que serán las que formaran su desarrollo  no solo educativo sino también y muy importante emocional.
   Sera en el hogar, donde se den las mayores circunstancias emocionales y contextuales para poder marcar las líneas de ese proceso de desarrollo.
  Ser autónomo es la capacidad  de actuar por si solo sin ayuda, sin dependencia en las tareas diarias de la vida cotidiana.
La autonomía se consolidará a través del establecimiento de rutinas que se convertirán en hábitos y estos en actitudes para finalmente ser una persona apta.
   Hemos de empezar necesariamente en la primera infancia con las rutinas. Nuestros hijos son grandes imitadores de nuestras acciones. El niño comienza a tener iniciativa y motivación para realizar tareas cotidianas solo, podemos aprovechar esto para ir enseñándole y dándole pautas de actuación.

Cuáles son las rutinas básicas en la primera infancia:

·                 
  

  
        A) Las de aseo/higiene: lavarse manos, peinarse, vestirse solos…
        B)Las de alimentación: comer solo, poner y quitar la mesa…
             C) Cuidado de sus cosas: recoger  sus juguetes, coloquen los libros en su lugar después de usarlos…
       D) Colaboración en las tareas de casa: poner la ropa sucia en el cesto, poner y quitar la mesa…





Beneficios del desarrollo de rutinas:




1. Dan seguridad: Las rutinas son por definición predecibles y constantes, dos aspectos que aportan seguridad. Cuando los pequeños repiten la misma tarea todos los días, desarrollan la capacidad para predecir acontecimientos, sintiendo con ello control del entorno y seguridad.
2. Estimulan la autonomía: En la medida que va consiguiendo sus pequeños logros se se independiza un poco más de sus padres ya que empieza a desarrollar sus propias habilidades.

3. Facilitan la comunicación familiar. Al principio mientras realizan la rutina estaremos con ellos dando información, atención, diálogo y comunicación. Fomentamos su lenguaje.

4. Favorecen el desarrollo emocional: las rutinas ayudan a los padres a crear momentos de conexión emocional con los niños, de conectar con ellos, de compartir emociones y habilidades.

5. Desarrollan habilidades de motricidad gruesa y fina, coordinación y  equilibrio, según de que tarea se trate.

¿Cómo enseñarles a los niños a desarrollar las rutinas?

          Tenemos que planificar con que rutinas empezamos, elegir las que a ellos les gustan, las que les sean más divertidas y teniendo en cuenta su edad. Elijan  una rutina que quieran asentar y no empiecen con ninguna otra hasta que esta esté casi finalizada.
       Comenzaremos con ayuda importante para iniciar la rutina, mostrándoles cómo se hace e iremos dejando de prestarla, por pasos a medida que veamos que mejoran e intentan hacerlo solos. Dejémosles que se equivoquen.
       Constancia, con las prisas, es fácil saltarse los pasos. Controle su propio tiempo en función del que necesita su hijo para realizar la tarea.
      Las rutinas tienen secuencias que el niño va aprendiendo y por tanto anticipando. Trate de seguir el orden.
            Las rutinas implican también compartir tiempo, en el proceso se crea un vínculo afectivo estable y entretenido, sabemos que lo interesante y divertido es más fácil de aprender. No sean rígidos en el proceso, déjenle hacer sin prisa, sin mala cara.





                Autonomía.


jueves, 2 de abril de 2020

El poder de la música en la infancia




La música tiene un gran poder en el desarrollo del cerebro. Basta que pensemos en nuestros mayores con pérdida de memoria, la música activa zonas que parecían olvidadas. Su fuerza va más allá que las palabras.

¿Desde qué momento de nuestra vida la música nos ayuda?  Es decisiva para el desarrollo del cerebro ya desde el nacimiento y sus efectos positivos perduran a lo largo de la vida. Compartir la música es un placer que forma conexiones entre padres e hijos, creando un gran mundo de sensaciones y sentimientos. La música, los sonidos, el ritmo… podemos encontrarlos en unas palmadas, en el balbuceo de un bebé, en nuestras canciones, en nuestra melodía al hablarles, etc. La iniciación musical comienza en casa. Desde los primeros momentos de la vida de un bebe, la música le ayuda a calmarse, por ello de forma espontánea le entonamos nanas y las vinculamos con nuestros abrazos.

        En las últimas décadas ha habido un buen número de investigaciones sobre los efectos positivos de la música en los niños durante los primeros 6 años de vida.
Un grupo de científicos de la University of Münster,  ubicada en Alemania, elaboró pruebas en 500 escuelas infantiles, concluyendo que el hábito de cantar es “un potente nutriente para los cerebros de los niños”. Los mecanismos utilizados por su cerebro para aprender a hablar, se basan en el análisis del lenguaje y de su ritmo. Comprenden las palabras por la continua repetición de sus sonidos.

Con  diversas tecnologías, entre ellas  la resonancia magnética, se ha comprobado que el cerebro responde al estímulo de la música y que con solo escucharla son afectadas las áreas del habla, motoras, de comprensión verbal y espacial, entre otras.

El bebe manifiesta, en sus primeras comunicaciones, una jerga con vocalizaciones intuitivas y espontáneas que imitan los sonidos musicales,  preparando así su posterior lenguaje. Algunos estudiosos hablan de una predisposición neuronal para la percepción de la música. Así pues, los seis primeros años del niño son fundamentales para el desarrollo auditivo y del lenguaje.

Se recomienda que los niños  tengan continuas oportunidades de jugar cantando o con música, reconociendo estímulos sonoros y estructuras armónicas y rítmicas. La música se ha convertido en un elemento indispensable en el desarrollo y la educación del niño.


Desarrollo del lenguaje y la comunicación. La música mejora las capacidades auditivas a través de las experiencias del sonido, y esas experiencias se manifiestan al principio en repeticiones fonéticas, imitación de gestos, movimientos corporales, ritmo, equilibrio y, sobre todo, se acompañan de un factor fundamental en el aprendizaje: el componente emocional que lleva consigo. Todo lo que se hace con alegría  y emoción crea experiencias que causan fuertes y claros recuerdos a largo plazo.

Desarrollo emocional. Cantar y bailar desarrolla y despierta sensaciones emocionales de alegría, afectividad y  relajación, reduciendo niveles de estrés. “El cerebro sólo aprende si hay emoción”. La emoción despierta en los niños la curiosidad, el interés, la memoria y la atención.

Desarrollo cognitivo. En  los primeros años las herramientas básicas de aprendizaje son la imitación, la atención compartida y la empatía. La música puede ayudarnos a fomentarlas.
Enseñar con emoción,  hacer curiosa y divertida la interacción con el niño, despierta la atención y la escucha. Se aprende mejor y más rápido aquello que se ama. Unos padres dinámicos, divertidos e  interesados pueden convertir cualquier situación o concepto en algo siempre interesante y, por ello, recordado y aprendido. La música también es motor para  incentivar la creatividad y la imaginación, favorece la atención y concentración.

Algunas sugerencias
  • ·     Para los más pequeños, realizar actividades de música, tacto, atención compartida y movimiento, para posteriormente ir incluyendo poco a poco canciones con letras sencillas y repetitivas que han de contener onomatopeyas. Reproduciremos la acción musical tantas veces como ellos lo soliciten.
  • ·  Cualquier momento a lo largo del día es oportuno, los niños siempre están receptivos a la música, se debe impulsar su espontaneidad. La música puede ser un bonito juego, donde se disfruta compartiendo, imitando, comunicándose y hablando.
  • ·     Bailemos, hagamos palmas, llevemos el ritmo; el movimiento es un gran medio de expresión que a su vez canaliza la sensibilidad motriz, visual y auditiva que  permitirá al niño conocer mejor su propio cuerpo.
  • ·  Podemos establecer rutinas con la música, les será muy fácil asociarla a determinadas actividades. Si creamos un hábito durante la infancia, este le acompañara siempre.


martes, 17 de marzo de 2020

Cómo hacer un horario para los días que hemos de estar en casa con los niños.



       Hola queridos padres, estamos ante una situación novedosa con nuestros hijos y resulta complicado predecir cuanto durara este aislamiento forzado. Ante el aislamiento relajación y paciencia. Y recordad, de poco sirve que digamos a nuestros hijos que tenemos que estar calmados, si hablamos continuamente del tema delante de los niños y lo hacemos de forma alarmada  y crispante. Mantener la calma en nuestra vida cotidiana les va a permitir a nuestros hijos a vivir esta situación con más calma. “Los niños son muy buenos observadores pero muy malos intérpretes” y en ocasiones no son capaces de entender el alcance de las circunstancias.

      La permanencia en casa puede convertirse en un quebradero de cabeza, niños gritando y con mal comportamiento y padres estresados y desesperados. Los niños demandan atención y necesitan de una actividad que les permita sacar toda la energía que llevan dentro.

      Ante esta situación es fundamental planificar recursos para impedir que las horas se hagan eternas, los niños se alteren y los padres se agotan física y mentalmente. Ante la nueva situación en casa, bajemos el nivel de exigencia, distingamos aquellas discusiones con los niños que merezcan la pena o sean importantes de verdad. Es preciso en estas circunstancias tener pequeñas concesiones con los niños, nosotros somos los adultos y maduros para manejar la situación. Pensemos que no es momento de pretender grandes cambios en nuestras vidas y exigir en pocos días lo que venimos intentando con ellos de largo tiempo, como rutinas y autonomía. Evitemos crispaciones.




Nuestra sugerencia

ORGANIZAR HORARIOS Lo primero que deberían hacer las familias es reorganizarse. Hay que decidir hora de levantarse y acostarse, de las comidas, de actividades durante el día y de tiempo libre, pero de manera flexible. Es evidente que no debemos seguir el horario rígido, ajustado a un reloj, como de costumbre se lleva durante una semana normal.

Cuáles serían las claves para elaborar los horarios.
     1-  Participación conjunta con sus hijos en su confección. Llegar a  acuerdos sobre los horarios  y tareas a realizar.
     2- Variedad de contenidos. Los horarios han de contemplar:
                        a)Tareas de autocuidado y colaboración en casa .
                        b)Tareas escolares.
                        c) Tareas de ocio y tiempo libre en el contexto de la casa.
   3- Vayamos lentos y sin prisa en la realización de las actividades, no nos agobiemos nos queda mucho tiempo a lo largo del día, pero si ha de ser organizado y previsible para ellos, que podrán ver el horario con antelación.

Colaborar en tareas de casa juntos.

      Con las prisas diarias, frecuentemente, acabamos haciéndoles las cosas o tareas que por edad les corresponderían a ellos y que además deben realizar. Puede ser un buen momento para trabajar la autonomía a la hora de vestirse, doblar su ropa o ducharse, recoger la habitación, hacer la cama, llevar la ropa al cesto de la ropa sucia, cuidar las plantas , bañar al perro. Muchas de las tareas del hogar también pueden y deben aprender a hacer por si solos. Pero recuerde con tiempo, no tenemos prisa, préstele toda la ayuda posible.




Tareas escolares

    Mantener las rutinas lo máximo posible. Deberes como de costumbre en la mañana. No tanto tiempo como en el colegio, es imposible, pero si entre 1,30 y 3 horas diarias, según la edad.
Para los más peques, las tareas que nos han propuesto desde el colegio. No más de 1.30 hora en la mañana. Debemos estar con ellos a su disposición.
Con los de Primaria entre 2 o 3 horas. Guardando un descanso para almorzar.




Horas de juego libre.

Los niños necesitan calma y sosiego, por ello les hemos de dejar unas horas de juego libre, con lo que ellos quieran y solos. La mayoría están empezando ahora a conocer el aburrimiento y no debemos olvidarnos que el juego libre es indispensable para el autocontrol, la planificación y la creatividad.

También podemos organizar tiempos de juego compartidos. Con los más mayorcitos, es una buena ocasión para hacer juegos de mesa.

   Es un hecho que a los niños de hoy en día les atraen poderosamente la atención los juegos de pantallas, sin embargo, pasar unos días dentro de casa con los niños, es un momento perfecto para desempolvar esos juegos de mesa que activan la lógica, la estrategia y el razonamiento de los niños.

Jugar a adivinanzas, que estimulan la inteligencia de los niños y les entretienen.

Juegos de movimiento. Adaptar la sala como un pequeño gimnasio, de esta forma, pasarán un rato divertido y además se ejercitarán. Podemos colocar una colchoneta o esterilla de yoga en el suelo puede servir para hacer volteretas, abdominales, ejercicios con las piernas, etc.

Sesión de cuentacuentos. Es una estupenda manera de que participen en una actividad que implique la expresión verbal y además promueve la afición por la lectura. Cada uno puede elegir un cuento corto y leerlo para todos

Un rato de manualidades. Podemos utilizar  objetos de reciclaje como rollos de papel higiénico, cajas de huevos, papel usado u otros objetos presentes en todas las casas, para elaborar originales manualidades. Podéis hacer vuestros propios portalápices, móviles para el techo, objetos de decoración, etc. 



Modelo de horario



sábado, 1 de febrero de 2020

Soyvisual


         
         La comunicación y el lenguaje es el  medio que permiten al ser humano expresar sus pensamientos, sentimientos y vivencias. Una necesidad esencial al hombre. Todos conocemos personas, que por distintas circunstancias tienen grandes barreras en la comunicación, dificultades de expresión oral, lento desarrollo del lenguaje. Es necesario elaborar herramientas que ayuden en la  tarea de construir un cauce, un canal, un medio de comunicación con el entorno, para ello es preciso atender a los potenciales de cada persona, a sus capacidades. Esta herramienta “Soyvisual” utiliza medios visuales, como su nombre indica, para contribuir a un mejor aprendizaje.

        Si atendemos a (Pashler, Mcdaniel, Rohrer, & Bjork, 2009) “las personas se diferencian en cuanto a qué tipo de modalidad de aprendizaje es más efectiva para ellas”.

        Cada persona tenemos una forma diferente de aprender, por tanto es necesario que se evalúe al niño y se determine cuál es el medio que utiliza preferentemente para aprender, cuál es más eficaz, cuál es su estilo,  visual, auditivo o kinestésico. Las personas visuales aprenden mejor con gráficos y diagramas, las auditivas aprenden mejor escuchando, y las kinestésicas aprenden mejor a través del movimiento y la experiencia. Si a un alumno “visual” se le intenta enseñar en modalidad “kinestésica”, por ejemplo, sus resultados serán menores.

     Esta línea de trabajo, de los estilos de aprendizaje, tiene consecuencias muy importantes, que implican  cambios en nuestra forma de enseñar y aprender. El alumno ha de recibir una enseñanza ajustada a su estilo de aprendizaje para obtener  mejores resultados.
Soyvisual es un sistema de comunicación aumentativa, un proyecto aragonés y la Fundación Orange, con un equipo de profesionales de la educación (José Manuel Marcos y David Romero) y el diseño gráfico (Tropical Estudio) 2016, totalmente gratuito.
Es un soporte visual dirigido a niños y jóvenes  que  pone al alcance actividades dirigidas a mejorar las dificultades en el lenguaje y la comunicación. Es una presentación que permite el trabajo interactivo y autónomo, también puede utilizarse en el entorno educativo para trabajar vocabulario, estructuración de frases, funciones pragmáticas del lenguaje, etc.
  • ·     El programa tiene una presentación muy atractiva,  estimulante y motivadora, incluye fotografías, láminas y diversos materiales gráficos, además de una app con ejercicios prácticos.
  • ·     Ofrece materiales listos para imprimir y utilizar los recursos gráficos que ofrece la web.
  • ·     La  App  permite descargar paquetes de ejercicios para trabajar diferentes aspectos del lenguaje (semántica, morfosintaxis, pragmática,....).
  • ·       Las imágenes visuales resultan de gran ayuda para comprender las intenciones comunicativas de los demás, para comunicar las necesidades, ideas y deseos, establecer anticipaciones sobre lo que va a suceder en el futuro inmediato, realizar correctamente rutinas cotidianas o elaborar historias sociales que ayuden a comprender sus sentimientos y los de los demás.
  • ·       Presenta actividades para trabajar diferentes  niveles de lenguaje. Por ejemplo, para construir frases, trabajar vocabulario básico a través de campos semánticos, actividades de clasificación y categorización de vocabulario, actividades de asociación, etc.
  • ·       Contiene láminas se con escenas cercanas a la realidad y fundamentales para trabajar situaciones cotidianas. Los contenidos se basan en acciones relacionadas con las necesidades más básicas de comunicación, comprensión y expresión. Por ejemplo «comer», «beber», «oler», «dormir», «ver», «oír», «jugar», «leer», o «pasear».. Estas acciones son utilizadas para el trabajo inicial en el desarrollo del lenguaje y también son contenidos básicos de los primeros aprendizajes, tanto en la familia, como en la escuela. Las láminas se generan en torno a estas acciones, van incrementando  el vocabulario básico, así como nivel de dificultad de la estructura morfosintáctica.
  •  ·       La aplicación es muy adaptable y permite que también sea utilizada, como refuerzo, por niños que se encuentran en las primeras etapas del desarrollo del lenguaje, con menor nivel de desarrollo en el lenguaje oral, y utilizando las estructuras adaptadas a sus capacidades.
  • ·       Soyvisual cuenta también con una aplicación para móviles y tabletas que proporciona un aprendizaje más autónomo mediante actividades como juegos y adivinanzas. En muchos de sus materiales, #Soyvisual se combina con pictogramas de ARASAAC, el sistema de comunicación basado en pictogramas reconocido internacionalmente y que está coordinado y financiado por el Gobierno de Aragón.

·       Soyvisual es un ejemplo de cómo desde la metodología y experiencia del diseño gráfico se pueden aportar soluciones de comunicación no comerciales y con un fin social.

Todos los recursos se ofrecen gratuitamente en la plataforma web 



jueves, 24 de octubre de 2019

Importancia de la mirada en el bebe


           
       Cuando tenemos entre nuestros brazos un bebe  de pocos días o semanas y por instantes nos cruzamos con su mirada, sentimos algo especial, se establece un intercambio mutuo de miradas, se trasmite en ambas direcciones una conexión e interés reciproco. Los ojos transmiten todas esas emociones que muchas veces no podemos expresar. 

       La mirada  es unos de los primeros actos que un bebe controla y dirige. Por todo ello, somos conscientes de que la mirada del bebe tiene un enorme peso en el desarrollo en las primeras etapas de la vida y no solo para establecer una conexión emocional  sino también a nivel cognitivo. Con la mirada, el ser humano establece los vínculos más  tempranos e interpreta las primeras expresiones emocionales de los adultos, con ello inicia y da respuesta a distintos tipos de comunicación.

      A medida que pasan los meses y sus funciones visuales se amplían, siguen con la mirada a los adultos y empiezan a interpretar los actos y repetir algunos comportamientos con intencionalidad comunicativa, creando un ambiente interactivo adulto-niño. Este proceso interactivo es el que dará lugar al desarrollo del lenguaje. Si ambos miran un objeto y el adulto lo nombra, en repetidas ocasiones y distintos contextos, la relación causal  imagen /palabra dará lugar a una clara información que el bebe ira interpretando.

     Establecer contacto visual con el bebé es fundamental. Hablarle mirándole a los ojos, sonreírle y que nos devuelva una sonrisa es el regalo más bonito que nos puede hacer. En especial, el sentido de la vista es muy poderoso y aunque no está completamente desarrollado al nacer, a través de este puedes formar el vínculo que se moldeara según el entorno y los cuidados que recibe, especialmente en base a la interacción con su figura de apego.
Cuando el bebe abre sus ojos por primera vez, la cara del adulto será su centro de interés, el parpadeo de los ojos, las intermitencia en el movimiento de los labios al hablarle. Con estas herramientas tenemos que pillar su atención. El rostro humano es un estímulo visual muy poderoso.

      Entre el primer y tercer mes, el bebe ya es capaz de buscar al adulto y reclamar su mirada de forma intencionada. Buscando atención y comunicación, captando expresiones faciales. También es capaz de seguir al adulto en sus desplazamientos por la sala.

¿Cómo fomentar el contacto visual?

     *Cada bebé tiene sus necesidades y sus preferencias, así como sus tiempos de reacción, en ocasiones pueden evitar la mirada, lo cual no significa que haya rechazo, sino que necesiten más tiempo para procesar toda la información. Otros niños necesitan estímulos muy intensos para captar su atención y disfrutan de gestos más expresivos. Serán los adultos los que han de procurar establecer un equilibrio  para ambas partes. Hemos de observarlos conocerlos y respetar su capacidad sensorial.

       *En los primeros meses de vida nos lo  pondremos en brazos o con nuestra mano sujetando su cabeza, manteniéndolo a una distancia de unos 25-50 cm de nuestro rostro, facilitando de este modo su fácil fijación de la mirada y la atención. En estas etapas la duración de la mirada, no suele durar mucho y no hemos de forzarla máxime si esta algo cansado o irritado.

      *Hemos de aprovechar, para interactuar con ellos, aquellos momentos en que está despierto y receptivo, alerta, feliz y calmado cuando notamos que nos busca. Cuando el bebé mira directamente al adulto es el momento adecuado para interactuar, sonreír, hablar etc. Este es el momento de  crear un ciclo de comunicación de “hablar” y “escuchar” es muy importante y crea una sincronía con el bebé.

     *El intercambio de miradas es necesario para fomentar el sentimiento de apego y vínculo que hará que se sienta seguro y deseoso de comunicarse, de diferenciarse y reaccionar ante el adulto, así como entender que su mirada tiene reacciones y genera nuevas respuestas.

Es importante mirar al bebé, hablarle con un tono de voz suave, sonreírle, acariciarle, abrazarle y mirarle a los ojos. Con la mirada, él podrá iniciar la interacción y responder a los intentos de comunicación de los demás..

Si pasados los 3 meses del  bebe, usted aprecia que tiene dificultades para establecer contacto visual, consúltelo con sus pediatra. Descartará cualquier problema visual, 




dificultades en el procesamiento sensorial o cualquier otra circunstancia.

miércoles, 5 de junio de 2019

RIESGO DEL USO DE PANTALLAS EN MENORES



        
Cada generación de padres tiene unos retos diferentes al educar a sus hijos, los tiempos cambian. Antes jugábamos mucha parte del día en la calle, el aprendizaje compartido con iguales era muy fuerte y nos ayudaba a  establecer unas relaciones sociales y vínculos entre amigos, básicas para el funcionamiento social. Nuestro aprendizaje motriz era trascendental, no éramos sedentarios como hoy.
         Vivimos en la era de las pantallas y han venido para quedarse. Y algunos niños aprenden a manejar el móvil antes que a pronunciar las primeras palabras. No podemos decir que sean malas de por sí, porque son una  nueva vía  a la comunicación, al presente y el futuro, pero hay que diferenciar claramente en temas de aprendizaje. Tenemos que plantearnos cuál es el medio más adecuado  y en qué edad para desarrollar el potencial del niño. Cada día hay más estudios que hablan del impacto negativo en el desarrollo del cerebro y en concreto en el niño más pequeño. El cerebro une mucho la parte física y la parte cognitiva, la del razonamiento está estrechamente ligada a la parte de la movilidad de la mano. Entonces, si el niño no tiene que hacer movimientos físicos en su aprendizaje, lo tendrá más difícil a lo largo de su desarrollo. Es imprescindible el contacto físico con objetos, sobre todo los primeros años.

                 
Razones por las que un niño no debe tener una Tablet.
          Le impide socializarse de una manera natural, El aprendizaje es un proceso que se basa en interacciones sociales. Meltzoff. Nos explica según sus investigaciones, “las interacciones sociales son más importantes de lo que se piensa en el aprendizaje infantil, y los niños aprenden mejor cuando lo hacen de otros y con otros humanos.”, explica que el aprendizaje es bidireccional, "Podemos aprender qué hacer mirando a los demás, e incluso podemos comprender lo que piensa otra gente a través de sus acciones”.
          Lo que ocurre detrás de la pantalla y la vida misma no se parecen. En la realidad no podemos funcionar sin relacionarnos, sin interaccionar con los padres, hermanos, la gente de alrededor. El cerebro del niño se desarrolla con la información que recibe de todo su contexto próximo y fundamentalmente de las demandas del mismo. El niño responde a las demandas del entorno, y en ese proceso de elaboración de respuesta, es cuando se ponen en marcha múltiples factores e información emocional, perceptiva, motórica, manipulativa,  etc. que ha almacenado su cerebro a través de los sentidos (ver, oír , tocar , oler, sentir, moverse, etc). “la respuesta ante la pantalla, solo es mover un dedo, para que pasen imágenes y cuanto más rápidas mejor”. Los empujamos a la necesidad de tener constantes estímulos, repetitivos, pero que escasamente piden respuestas que pongan en marcha su cerebro, su creatividad, su imaginación y empiece a jugar, a inventar, a ser niño.

         Pierden el interés por otro tipo de aprendizaje. Les cortamos las alas: jugar, dibujar, pintar, correr, saltar, ensuciarse, cantar, hablar, manejar todo tipo de instrumentos manuales y corporales. Cuando el niño juega con un dispositivo no está activando las zonas del cerebro que tienen que ver con el lenguaje sino con el movimiento de la mano y la visión.
         Utilizar la tablet o el móvil para calmar a un niño o para que este quieto y no moleste, es un error, No le ayuda a manejar y reforzar su capacidad de aprender a tener autocontrol, hacen que el niño esté constantemente estimulado y tiene menos oportunidad de ejercerlo, porque todo el control lo lleva la máquina. Por otro lado si los estímulos son muy intensos y rápidos, como ya hemos dicho, pueden perder el interés por cosas que son un poco más lentas o menos intensas, como la maestra, la pizarra, juego de turnos, un libro o jugar en la calle con los amigos, en general cuestiones que suponen la molestia de esperar o hacer lo que en ese momento hay que hacer pero el prefiere otra. No le enseñamos a enfrentarse a la dificultad de esos momento o la capacidad para sobrellevar la frustración.
          Consecuencias frecuentes: Cuando tiene la pantalla están tranquilos pero cuando no la tienen aumenta de la impulsividad y de la falta de autocontrol las rabietas.


       La Academia de Pediatras de Estados Unidos publicó unas recomendaciones en 2016: Específicamente, nos advierten de que las pantallas en general en la educación temprana, con los más pequeños,  tienen unos beneficios muy limitados y que se produce en ocasiones un efecto no deseado, el riesgo de dependencia.

      Recomendaciones para padres y madres en lo que al uso de pantallas y medios se refiere.

Nada de pantallas antes de los 18 meses, Las pantallas de dispositivos electrónicos emiten cinco veces más luz de onda corta, mas energética, más  dañina, que puede ser altamente nociva para los ojos, especialmente en los niños pequeños, cuyo cristalino está aún formándose y no filtra esta luz de forma eficiente.
Entre los 18 y 24 meses. Que el contenido sea de alta calidad, tanto a nivel de contenidos como de juegos, y que sea siempre en compañía de los padres para ayudarlos a entender lo que están viendo, interactuando, dándoles y pidiéndoles información sobre lo que estamos viendo juntos, elaborando respuestas, hablando, y compartiendo.
No más de una hora entre los 2 y 5 años limitar el uso de los medios a una hora al día, controlando el  contenido. Con los padres. Acompañando a los hijos para ayudarlos a entender lo que están viendo y aplicarlo con sensatez al mundo que les rodea.
A partir de los 6 años: equilibrio y sentido común, con límites coherentes tanto en tiempo como en contenido, sin que pueda afectar al sueño, a la actividad física y a su modo de comunicarse con otros niños y adultos.

                                      Como controlar y gestionar el uso del  móvil

           Sé el ejemplo perfecto: tanto en el tema de los móviles, como en cualquier tema de la vida, los niños aprenden de lo que ven, una forma importante de aprendizaje es la imitación. Si te ven con el móvil pensaran que es interesante y moralmente no tenemos ninguna autoridad para decir a nuestros niños que utilizan demasiado el móvil si nosotros lo utilizamos también demasiado. Si lo ven, lo harán, no hay nada más potente para los hijos que el ejemplo de los padres, ellos, son su conexión con el mundo, y si esa conexión falla, hay un problema.

Desengánchate del móvil y conéctate a tus hijos

       Limitemos nuestro tiempo dedicado  al móvil. Vuelvo a repetir, los niños aprenden mejor de las interacciones con personas, no con pantallas. Si limitamos nuestro tiempo con ellos, reducimos su aprendizajebasado en la interacción y el intercambio verbal, que es el tiene peores efectos a largo plazo. No les deje el móvil para que no molesten. Que estén callados y no molesten, es cómodo, fácil y rápido en numerosas ocasiones. Pon tiempos de uso y cúmplelos. Dales otras alternativas y dedica más tiempo compartiendo juegos y ocio fuera de casa.

      Como indica Álvaro Bilbao “Desde mi punto de vista .., primero tenemos que enseñar al cerebro a pensar, a estar atento, a imaginar, y luego ya le podemos enseñar a dominar las herramientas que tiene a su disposición. Si introducimos las tecnologías demasiado pronto, el niño conseguirá conectar con ellas de una forma muy rápida pero se desconectará de otras cosas más importantes para su desarrollo”.