viernes, 29 de abril de 2011

¿Contamos un cuento?





Con frecuencia nos consultan los padres, sobre la insistencia de los niños, en que se les repita una y otra vez el mismo cuento, y que el niño se siente feliz escuchando lo que espera y ya conoce.
Recientemente ha sido publicado en la revista Frontiers in Psychology, un estudio de la universidad británica de Sussex, realizado por la psicóloga Jessica Horst, sobre las ventajas de contar sucesivas veces el mismo cuento. Según las conclusiones del estudio “oír muchas veces el mismo cuento acelera la adquisición del vocabulario en los niño”…, “cada vez que el niño escucha el mismo cuento adquiere nueva información, primero entiende la historia, después presta menos atención a esta y se puede centrar en otros detalles”.

En la repetición del cuento encontraremos que:
* Paulatinamente va añadiendo nueva información a la adquirida inicialmente, enlazando conceptos y reforzando la memoria de todo lo que el cuento le puede ofrecer. Puede acumular recuerdos más detallados una vez consolidados los principales.
* Repetir el mismo cuento les proporciona seguridad y tranquilidad, es una rutina más de su cotidianidad, la información previsible es la que mejorará y ampliará, tiene una base sólida sobre la cual apoyar la nueva información que va adquiriendo y a su vez cambiando constantemente.
* Mejora la capacidad de comprensión, al proporcionar al niño nuevas oportunidades de entender conceptos o ideas, que previamente no hubiera asimilado por estar ocupado con otras contenidos del mismo cuento.

Cómo podemos contar el cuento
Cuando contamos un cuento a nuestro hijo, no podemos limitarnos solo a leerlo, estas pueden ser unas buenas combinaciones:
El narrador tiene que conocer previamente el cuento.
Usar un lenguaje sencillo, que sea fácil de entender.
Diferentes tonos de voz, de movimientos de manos, expresión de ojos o cara mantendrán su atención, creando sorpresa y expectación.
Repite las frases tantas veces como sea necesario. Volver a escucharlas le hará descubrir nuevas cosas.
Descripciones poco detalladas, le permitirán al niño imaginar.

Entre los 2-3 años es conveniente que los cuentos traten de cosas muy cercanas a ellos, sus juguetes, sus acciones, su familia etc. Hemos de incluir onomatopeyas o sonidos inventados.
Alrededor a los 4 años, empieza a aparecer la comprensión e interés por los mundos mágicos, hadas, nomos, princesas etc.
El cuento se ha de repetir, pero hemos de estar atentos y observar cuando deja de ser ligeramente emocionante para poder ir introduciendo otro nuevo.

1 comentario:

  1. Buenos días, reciba un cordial saludo de José Portugal. Me alegra que usted se dedique a la educación infantil y que haya hecho un blog para ello.

    Yo también tengo un blog, en el cual publico cuentos infantiles. A ver si me visita y le gustan mis cuentos. Si es que cree que a sus visitantes les agradaría leer los cuentos que escribo, puede colocarme en su lista de blogs amigos en su barra lateral.

    Saludos cordiales =)

    ResponderEliminar