sábado, 18 de enero de 2014

Atención Temprana en contextos naturales

En los últimos meses estoy escuchando muchas referencias  al profesor Robin McWilliam,( visitó nuestro país en noviembre 2013), un destacado  representante del estudio de modelos y prácticas de atención temprana en contextos naturales centrado en la familia y basada en rutinas. Este modelo tiene una amplia aceptación en Estado Unidos.
         En este Programa la familia y su contexto natural, son el eje principal sobre al cual se centra el trabajo del profesional de atención temprana, para alcanzar una adecuada repercusión en el desarrollo evolutivo del niño. Será el terapeuta el que se desplace al entorno habitual y cotidiano del niño para facilitar a la familia las estrategias y soporte formativo que pueda  dar respuesta a las  necesidades específicas que se presentan en cada situación y circunstancia, creando aprendizajes funcionales. La intervención técnica recae sobre en un único profesional de alta cualificación y que trabaja en un equipo de carácter transdisciplinar.


      Estos modelos distan bastante de los que en este momento se están usando mayoritariamente en nuestro país. Pero no está tan distante el objetivo que todos tenemos con respecto al papel del núcleo familiar (mejorar la capacidad de la familia en gestionar y satisfacer las necesidades de sus niños). Muchos estudios ya han puesto de manifiesto reiteradamente la efectividad de la intervención temprana cuando esta se basa en las prioridades familiares y ocurre dentro del contexto de las rutinas y actividades cotidianas (Bruder, 2000; Dunst, 2000; Farrell, 2009; Talay-Ongan, 2001).
     Por otro lado, todos los profesionales somos conscientes de la necesidad de cuestionarnos nuestras prácticas diarias y abrir nuevos enfoques. Quizá el modelo del profesor  Robin McWilliam, tenga difícil aplicación en nuestro país, pero no dudo que todos los Centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana deben iniciar una mayor apertura  hacia la participación en los contextos familiares, puesto que las propias familias así nos lo reclaman y por tanto incluir en los programas y de forma muy explicita, visitas a los contextos donde la unidad y relación familiar esta más presentes. El modelo de rol dominante técnico, tan vigente todavía en nuestro quehacer diario, es preciso que vaya dando paso a modelos con un rol más colaborativo, coordinado y de responsabilidades compartidas.
     El modelo de Michel Guralnik, centrado también en intervenciones en ambientes naturales  nos alerta que la intervención temprana en competencias sociales y comunicativas requiere de mayor atención, frente al excesivo hincapié y esfuerzo que se dedica a los ámbitos motor y cognitivo. El ser humano se desarrolla en las relaciones interpersonales significativas y el aprendizaje se condicionan y mejora en contextos emocionales y afectivos. También M. Guralnik en su modelo plantea que el aprendizaje se fortalece en tres procesos  a) la calidad de las interacciones padres e hijos, b) las experiencias que proporciona la familia y c) el vínculo y seguridad que se provee por parte de la familia.
          Es necesario atender  a estos estudios y modelos sobre contextos naturales, que ponen de manifiesto y relevancia la mejora en la calidad de los aprendizajes y atender también que las familias nos demandan continuamente mayor participación en la toma de decisiones, en conocer  sobre su intervención diaria con respecto a su hijo, en aprender a establecer y fortalecer sus relaciones familiares y redes sociales, en aprender nuevas estrategias de interacción que podrían mejorar la comunicación, el juego y las habilidades sociales del niño…., es imprescindible un mayor esfuerzo por parte de los profesionales en sensibilizarse buscando nuevos caminos en nuestro quehacer diario profesional, donde la familia ocupe el lugar que le corresponde.
 No es posible ayudar a un niño, si no ayudamos paralelamente a su familia.

  Aquí le dejo dos documentos que aunque distintos nos ayudan a intentar colocar a la familia en el lugar que le corresponde.
 Intervención de Robin McWilliam:

 Lectura recomendada de Sonsoles Espinosa:
 
¿Cómo trabajar con las familias de niños y niñas con trastornos del desarrollo, para generar entornos competentes? ¿Cómo conseguir que las familias sean realmente competentes en el cuidado y acompañamiento de sus hijos? Un libro sencillo, muy práctico y lleno de ejemplos de experiencias reales, que propone un modelo eficaz para desarrollar la intervención con familias, basado en reforzar la competencia de los padres desde una perspectiva ecológica. 

4 comentarios:

  1. Thank you very much for your comment. Greetings from Spain.

    ResponderEliminar
  2. Siglo Cero. Revista Española sobre Discapacidad Intelectual acaba de publicarnos un artículo con el que esperamos invitar a la reflexión a los profesionales sobre el enfoque centrado en la familia en Atención Temprana (2014, volumen 45, número 3, páginas 6-24).
    Si quieres descargarlo visita nuestra web de nuestro grupo de investigación en su apartado de publicaciones sobre Atención Temprana http://www.um.es/qdiversidad/E074-08/Atencion_Temprana/Entradas/2009/12/29_Publicaciones_(articulos_y_capitulos).html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fº Alberto. Me gustó el artículo.
      Pero siempre quedan muchas cuestiones a mejorar y grandes retos para aprender. Los terapeutas somos especialistas sobre el desarrollo del niño y como aprende, pero nos queda pendiente un gran desafío y mucha formación sobre cómo los padres aceptan nuestro papel, cómo hacerles llegar nuestro mensaje y en general como ayudarles a desarrollar sus competencia. .(Andragogía), término para mi desconocido.
      Lo cierto es que las familias cambian y hemos de responder a esos cambios.

      Eliminar