viernes, 6 de enero de 2017

Guía TEA " Aprendo en el Recreo"




       Hoy les muestro una  guía para niños y niñas TEA realizada por Natalia de Francisco Nielfa para Autismo Sevilla. Editada en el 2016 y publicada por la Asociación Autismo Sevilla. En ella encontramos consejos, actividades e ideas para trabajar específicamente en los recreos, trabajar las habilidades sociales en el entorno educativo. 

El recreo es el período del horario escolar, que queda más abierto a la espontaneidad de las relaciones sociales y donde las capacidades naturales de relación con iguales están en su máximo exponente. Si tenemos presente las dificultades que muestran los alumnos con TEA en aspectos socio-comunicativos, podremos entender lo difícil que les resulta participar y compartir en momentos no claramente estructurados, llenos de ruidos, movimientos, con sobrecarga sensorial; todas aquellas situaciones, que sabemos que les generan gran estrés por sus dificultad en organizar adecuadamente el exceso de estímulos. Esta circunstancias suelen conducir a alterar los lazos de amistad, que se reafirman en momentos de diversión en intercambio diario con iguales, ya que sus actividades y comportamientos en esos contextos pueden ser poco funcionales, en unos casos, poco ajustados socialmente, en otros, influyendo directamente en su nivel de inclusión en su comunidad de  referencia más cercana.


Se hace imprescindible una intervención en los recreos, dar respuesta a unas necesidades emocionales y sociales, tan importantes como las académicas.

La intervención tiene que ir dirigida en tres líneas:
·       Habilidades que pueda desarrollar el niño/a con TEA para interaccionar con los demás.
·       Habilidades y competencias de los otros compañeros para entender, aceptar e incluir.
·       Formación a los profesionales de los centros educativos, para fomentar la inclusión.

Qué dificultades nos podemos encontrar en los recreos en los niños TEA:
·       Falta de estrategias y escasa motivación para iniciar interacciones. En ocasiones debido a la incomprensión por parte de los compañeros y consecuente rechazo.
·       Intereses en sus juegos y actividades muy limitados con respecto a los de sus compañeros.
·       Dificultades para comprender y respetar reglas básicas de los juegos, como respetar turnos, adaptarse a las propuestas de los demás etc. En general dificultades para participar en juegos de equipo, con respuestas muy extremas conductualmente, ante los cambios o dificultades, debido cierta dificultad en la flesibilización.
·       El niño, por tanto, pierde aquellas oportunidades de aprendizaje que más necesita, interacciones, roles, juego simbólico, etc.  pierde en cadena intereses y motivaciones.

Qué beneficios tiene la intervención en le recreo:
·  Desarrollo de habilidades sociocomunicativas en los alumnos con TEA.
·  Imitación de modelos que ofrecen compañeros y profesores. 
·  Desarrollo de apoyos espontáneos y naturales por parte de compañeros.
·  Relaciones sociales significativas y agradables y que puedan contribuir al bienestar emocional del niño.


Creo que es una guía interesante, cuyo objetivo viene a cubrir un hueco importantísimo en la inclusión educativa, no solo para el niño TEA con sus propias características, sino también para el resto de niños de necesidades educativas especiales, que aunque pueden no tener tanta dificultad en interaccionar con iguales, si tienen serias dificultades de inclusión, por lo que una adecuada planificación de dinámicas de patio son válidas y positivas para todos los niños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada