miércoles, 7 de octubre de 2009

Equitación Terapéutica




Todavía existen pocos estudios que aporten datos contundentes sobre los beneficios de la hipoterapia en niños y adultos con diferentes discapacidades. Lo que si manifiestan todos ellos, es unanimidad en que la terapia produce cambios a nivel neuromuscular y psicológico.
• Algunos niños debido a las dificultades motoras que presentan, poseen un acceso limitado a los ejercicios físicos diarios de alta calidad. La Equitación terapéutica exige la intervención coordinada de todos los músculos del cuerpo, en unas acciones semivoluntarias y adaptativas al movimiento del caballo, que favorecen el desarrollo del tono muscular. El niño subido al caballo se ve obligado a equilibrar su cuerpo y adecuarlo al movimiento, cambiando constantemente el centro de gravedad. El balanceo del paso del caballo provoca un efecto similar al de caminar por sí solos, ejerciendo su principal influencia en la pelvis, tronco y hombros. Gracias a la estimulación recibida por ese balanceo, adquirieren la sensación corporal de caminar y las imágenes mentales de esta actividad.
• En cuanto a los cambios psicológicos, se aprecia que la equitación terapéutica, genera motivación y felicidad en los niños y éstas características favorecen cualquier actividad que se desee realizar en la vida. Todos los padres que acuden con sus hijos a rehabilitación fisioterapéutica saben que las técnicas convencionales en ocasiones no trasmiten al niño la sensación de placer y alegría y por tanto se podrían combinar con las de hipoterapia, que además se realizan en un ambiente abierto y natural, donde la acción y el movimiento alcanzan un fin inmediato, el placer de cabalgar con un animal. En aquellos casos en que el niño presente serios problemas de relación y comunicación, el caballo y el trato con el mismo puede abrir nuevos caminos, nuevos vínculos de interrelación.

1 comentario:

  1. Saludos y Felicitaciones por tu blog. Me resulta enriquecedor encontrar información tan relevante.

    Cariños desde una Biblioteca Escolar de Buenos Aires, Argentina.

    Pienso pasar más seguido, saludos..

    ResponderEliminar