miércoles, 30 de septiembre de 2009

Bebe y suelo



            El uso del andador (tacata) para Bebes, es una costumbre que actualmente se está abandonando por recomendación de la mayoría de los especialistas, médicos, rehabilitadores, pedagogos etc...
           El andador no enseña a caminar al niño, aunque veamos que se desplaza y que mueve sus piernas como si estuviera caminando. Pero también podemos verlo, como una caja en la que hemos metido al niño y que le acompaña, que limita sus movimientos espontáneos, que le dificulta el aprendizaje del control de su propio cuerpo y no le ayuda a ejercitar su equilibrio; por tanto, lejos de conseguir lo que pretendemos con el andador, lo que logramos es mayor inmadurez motriz.
           Para conseguir la marcha independiente y su total control es recomendable pasar por etapas tales como arrastrarse, sentarse, gatear, incorporarse desde el suelo etc., si usamos el andador continuamente, el niño estaría saltándose estas etapas.

¿Es tan importante fomentar que nuestro hijo se arrastre y gatee? Sin duda lo es. Este periodo de arrastre y gateo lleva implícito el descubrimiento de todo un mundo de sensaciones, sus pequeños desplazamientos le ayudan a mejorar la calidad del desarrollo vestibular, desarrollo motor, desarrollo visual etc.
Calidad del desarrollo visual:
• Fomenta la coordinación óculo-manual (ojo-mano).
• Estimula la convergencia y la acomodación ocular de cerca, que permiten saber a que distancia está un objeto y focalizarlo correctamente.
• Ejercita su visión binocular: el cerebro utiliza las imágenes que recibe de cada uno de los dos ojos y las fusiona en una sola imagen más completa.
• Potencia la visión periférica, que es la que nos permite orientarnos en el espacio, informándonos de los movimientos en el entorno..
Calidad del desarrollo muscular:
• Desarrolla la estructura muscular y huesos de hombros, codos, muñecas, rodillas y tobillos al estirarse-sentarse-gatear- e intentar ponerse de pie.
• Al pasar por diferentes terrenos y tocar diferentes texturas, el gateo, desarrolla la sensibilidad táctil de los dedos y la palma de la mano ayudando a la maduración de la motricidad fina (manos-dedos) pudiendo coger objetos con el dedo pulgar e índice de manera simultánea (tipo pinza).
• Desarrollo fundamental de coordinación. El gateo obliga al movimiento simultáneo del brazo y la pierna contrarios, situación que favorece, a nivel neurológico, la interrelación hemisférica.
¿Cuándo empezará a gatear? La mayoría de los bebés comienzan a gatear entre los 8 y 10 meses. No todos los niños se encuentran a gusto andando a gatas y pasan de estar sentados a pararse, a mantenerse de pie y finalmente a caminar, sin gatear.
¿Como ayudo a mi hijo a gatear? Para que se inicie el gateo de forma voluntaria y espontánea es necesario que el bebe permanezca con frecuencia en el suelo, sentado sobre alfombras, mantas y con juegos que estimulen su atención e intención de alcanzarlos. Las mantas de actividades y los gimnasios de suelo son juguetes que estimulan los movimientos del bebé previos al gateo. Las pelotas con ruidos y colores, juguetes cilíndricos con ruedas que hacen que el bebé los empuje y los persiga. Colocar los objetos o juguetes preferidos enfrente y alejados de él para que los busque y los tome. También es aconsejable que coloquen obstáculos en su paso como almohadas, almohadones o cajas para que el solo descubra como esquivarlos, dándole más seguridad, velocidad y agilidad.

   Aquí les muestro un video de un bebe de 9 meses y su juego armónico en el suelo, desplazamientos que experimenta, desarrolla y controla. En estas secuencias que veran apreciamos sus constantes exploraciones y como repite y disfruta sus movimientos libres y espontáneos.




1 comentario:

  1. Yo también soy partidaria de la libre experimentación. El peke genial!! Que video tan curioso! Te doy la enhorabuena por tu blog, es muy interesante. Sigue asi!

    ResponderEliminar