viernes, 6 de marzo de 2015

Ami Klin. Autismo, diagnóstico precoz.





Este fin de semana se está desarrollando el XVII Curso Internacional de Actualización en Neuropediatría y Neuropsicología Infantil (Trastornos del Neurodesarrollo). El invitado especial es el profesor Ami Klin del equipo de investigadores del Marcus Autism Center del Hospital Infantil de Atlanta y de la Emory University School of Medicine identificar, en EE.UU,  “ El diagnóstico precoz del trastorno del espectro autista puede mejorar la vida de todas las personas involucradas,  pero la compleja red de causas hace que sea muy difícil de predecir”. El profesor trabaja en  un nuevo método de detección temprana que utiliza tecnologías de rastreo ocular para evaluar las habilidades de reciprocidad social de los niños y medir con fiabilidad el riesgo de que desarrolle autismo.
“Los bebés vienen al mundo con mucha predisposición hacia el contacto visual “…….,” Los bebés miran más a los ojos que a cualquier otra parte de la cara, y miran más a la cara que en cualquier parte del cuerpo”….. dice Jones.
La interpretación de cuándo y cuánto tiempo un bebe mantiene la  mira a los ojos de las personas es la primera indicación conductual que muestra si es probable que el niño desarrolle autismo.  Entre 2 , 6 y 9 meses nos darían pistas del manejo de la mirada, la menor frecuencia y atención, que podría tener alguna vinculación con el posterior desarrollo de autismo. Las diferencias del seguimiento de los ojos no es algo que los padres o los pediatras sean capaces de percibir sin la tecnología y el profesionalismo de una clínica de autismo. Ya que, la atención a los ojos de los demás no parece estar totalmente ausente.
El equipo de investigadores Ami Klin y Warren Jones.
Publicaron el 6 de noviembre de 2013, en la revista Nature un artículo que Acentúan la importancia  de las señales visuales, que aseguran se puede identificar antes de los seis meses gracias a la tecnología de seguimiento ocular capaz de medir la forma en la que los niños ven y responden a las señales sociales. La importancia de estos trabajos está en el seguimiento de los niños y marcar líneas de actuación temprana. Los investigadores evaluaron a bebes, mientras miraban videos de mujeres que imparten cuidados, cariñosas y juguetonas. La tecnología del seguimiento de los ojos rastreaba el momento en que los bebés miraban a los ojos, la boca y el cuerpo de las mujeres, como asimismo a juguetes y otros objetos de fondo. Observaron que los niños que desarrollaron autismo de cierta ponían más atención a las bocas y sostenían la mirada en los cuerpos más de lo previsto y que miraban más los objetos después del primer año. 
La primera exploración del entorno  la realiza el bebe a través de la mirada, un proceso natural y necesario del desarrollo infantil y por el que se establecen las bases para el crecimiento del cerebro. El contacto visual juega un papel clave en la interacción social y en el desarrollo.
Los niños con autismo muestran  más interés por el movimiento de los labios, centran su atención en los labios porque el ritmo de esta parte de la cara se acompasa con el sonido del discurso. Esta sincronía les atrae tanto que estos pacientes ignoran los movimientos socialmente significativos, según un estudio publicado en 'Nature'.
Ami Klin y Warren Jones, se cuestionan ¿Por qué los niños autistas miran la boca en lugar de los ojos de sus interlocutores? , ¿Prestan menor atención  a la expresión facial o la dirección de la mirada, a los movimientos humanos?. Explica Ami Klin, "Estos pequeños obvian la rica información social que transmiten estos gestos y es muy probable que esto afecte a su desarrollo".
"El resultado de este informe muestra que estos niños, con sólo dos años, están en un punto del desarrollo sustancialmente diferente, habiendo aprendido de un mundo en el que [...] la coincidencia de la luz y el sonido es mucho más llamativa que la rica información social que se desprende del movimiento biológico", concluyen los autores.
“Estamos midiendo lo que ven los bebés, pero aún más importante, estamos midiendo lo que no ven”, dijo Jones..
Este estudio es una línea de investigación que podrá  ayudar a facilitar una intervención temprana. El trabajo ciertamente esta basado en una muestra muy pequeña que necesita ser repetida a mayor escala antes de dar conclusiones. El autismo es un trastorno muy complejo y un diagnostico precoz requiere del análisis de múltiples factores.


"El autismo es un trastorno muy complejo", agregó. "No hay dos personas iguales con autismo, por lo que se requiere un enfoque integral para el diagnóstico, que tenga en cuenta todos los aspectos de la conducta de un individuo".




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada