jueves, 20 de octubre de 2011

Musicoterapia y aprendizaje


  
      

La musicoterapia  es una de las  técnicas educativas utilizadas en los programas de Atención Temprana. Su aplicación se extiende cada día más, como una herramienta terapéutica y básicamente en el  tratamiento de competencias sociomunicativas.
Es importante constatar que la  música es un sistema de comunicación entre los seres humanos, es un lenguaje universal y la voz  su  instrumento. Este sistema nos permite exteriorizar estados de ánimo, necesidades, emociones,  pensamientos etc. Todas las culturas de todos los tiempos tienen música.
  • Se ha observado a través de estudios ecográficos, que a partir del quinto mes de gestación el feto es capaz de  reconocer algunos tipos de músicas activando movimientos respiratorios, de parpados, cabeza y extremidades.
  • En los estudios de J.Standley sobre musicoterapia en prematuros nos muestra como la música favorece la interacción madre-hijo y proporcionando un ambiente positivo. No importa la calidad de nuestra voz, sino la emoción que contiene.
  • Según los neurocientíficos de Harvard autores de “Music Making as a Tool for Promoting Brain Plasticity across the Life Span”, los efectos de la música activan de forma  compleja y generalizada muchas áreas del cerebro cuando toca, escucha o se imagina música.
  • Las técnicas de neuroimagen ponen de manifiesto que la música puede activar todos los mecanismos cerebrales relacionados con las emociones complejas.
           En Atención Temprana hemos de contar  siempre con un factor esencial  al poner en marcha una tarea o actividad,  “la motivación”,  los estados motivacionales son básicos para despertar emociones y por ello tomar parte en la activación cerebral.  El niño se siente atraído por la música, tiende a hacerle feliz, la actividad musical facilitará el contacto con varias emociones, es una forma divertida de experimentarlas, de aprender a reconocerlas. La música también tiene un gran impacto en la cohesión de grupo, parece despertar la afinidad hacia los compañeros con los que se comparten las sensaciones, movimientos, sentimientos de alegría y jubilo.
        Serán pues, la unión de estos factores emocionales, la actividad y la capacidad de plasticidad cerebral del niño lo que motiva la investigación  en el uso de la música como herramienta terapéutica.
         La Musicoterapia y la Atención Temprana tienen como objetivo común, generar  patrones de interacción positivos para estimular habilidades socio-comunicativas. Estos vínculos justifican la aplicación de la música en los programas de atencion temprana.



Música, emociones y neurociencia





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada