viernes, 12 de noviembre de 2010

El filosofo entre pañales





Alison Gopnik, es catedrática de psicología y catedrática asociada de filosofía de la Universidad de California en Berkeley, autora de trabajos sobre aprendizaje y desarrollo infantil. Nos presenta el libro “El filósofo entre pañales”, podríamos sintetizarlo diciendo que reivindica las capacidades y funcionamiento del cerebro infantil.
Hasta hace poco cuando se pensaba en la mente de un bebé, no se la concebía como la de un ser inteligente, aunque si en potencia. A. Gopnik nos dice que el cerebro del bebe es insuperable en neuronas y conexiones, cuya actividad duplica con facilidad a la del adulto. Sus neuronas establecen en este periodo un extraordinario número de conexiones. El bebe está preparado para aprender del entono, permitiéndolo, según explica, que en sus primeros años logren manejar el complejo lenguaje, proceso motor de caminar, etc. Los niños aprenden más, son más creativos y experimentan el mundo que los rodea más intensamente que los adultos. Son capaces de aprender una cantidad sorprendente de información, en un tiempo relativamente corto.
No habla de la potente herramienta que es la imaginación, y como la infancia, este largo periodo de fantasías y juegos les lleva a explorar el mundo, les introduce en mundos hipotéticos que a su vez les permiten aprender a dar sentido al mundo real. “El juego imaginativo es un ensayo para entender las mentes y las intenciones de los demás, una habilidad básica para la supervivencia.” Los juegos son la base del desarrollo de la inteligencia social y emocional. Insiste en la idea de lo contrafactual, construir mundos alternativos, alternativas ficticias a través de los cuales levanta el mundo real.
Otro tema tratado e interesante es “la atención internamente guiada”, sugiere que la atención es una competencia que no adquieren totalmente hasta los 5 años. Atender intensamente a un solo objeto sería una desventaja para aprender, de este modo continuamente están asimilando, dirigen su atención al mundo visual, necesitan responder a los estímulos que lo mantienen alerta y que a su vez le ayudan a buscar soluciones a los problemas que encuentra.
A lo largo del libro nos encontraremos con temas tan interesantes como el pensamiento contrafactual, aprendizaje causal, psicología del desarrollo etc.
Es fundamental que tanto educadores como padres entendamos el porque de las manifestaciones conductuales de nuestros hijos, solo de esta manera podremos ayudarles. Las vivencias, experiencias y estilos de aprendizaje de los primeros años nos pueden sentar las bases de un futuro en confianza.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada