jueves, 5 de diciembre de 2013

Terapia Aucouturier. Movimiento y aprendizaje

La experiencia sensorial es necesaria.



              A pesar de los numerosos estudios que ponen de manifiesto la importancia de controlar el movimiento corporal a través del juego y por ende aprender, no hemos conseguido incluir en el ámbito educativo el concepto, la comprensión y aplicación de estas ideas. 
      La psicomotricidad en la etapa  0-6 años es fundamental y aún habiéndose dado algunos cambios graduales, la teoría y la práctica demuestran que la sociedad, la familia y con ella la escuela, todavía no han incluido “el cuerpo como herramienta y contenido de aprendizaje".  Todo cambia demasiado deprisa, la escuela es cargada de demasiadas funciones académicas, sociales, éticas, de ocio, etc..,las familias de trabajos, los niños de herramientas y ayudas tecnológicas y en general escaso tiempo/espacio  para jugar con su cuerpo, demasiada información a través de la imagen y poca canalizada e integrada a  través de la expresión de su propio cuerpo.
        Sara Paín  nos dice “El cuerpo forma parte de la mayoría de los aprendizajes no solo como enseña sino como instrumento de apropiación del conocimiento”
        Antes de entender y representar un concepto el niño tiene que vivirlo. Para que él pueda  crear la imagen mental ha de recorrer un camino de aprendizaje motor. Este proceso comienza con la activación de su cuerpo, pasando después al conocimiento del entorno con su cuerpo y la relación de este con los objetos. En estas primeras edades no hay aprendizaje que no se registre a través del cuerpo. Cuantas más experiencias sensoriales les podamos ofrecer mayor información de la realidad. Observar, tocar, saborear, oler, oír, mirar, equilibrar, coordinar, controlar, escuchar, hablar, gesticular, programar, etc. serán pasos básicos, a través de los cuales el cuerpo adquiere existencia / aprendizaje.
     No podemos olvidar, que el desarrollo motor contribuye claramente con el aprendizaje, gracias a un componente inherente al propio movimiento, “el placer de moverse, las sensaciones emocionales que percibe el niño” y que necesariamente son el impulso de búsqueda de nuevas sensaciones. El aprendizaje se convierte en tal cuando, el niño se apropia de sus posibilidades de acción, las controla y siente sensaciones placenteras que le ayudarán a incorporar la experiencia.
        Para los profesionales de la educación, y específicamente para quien trabaja en prevención, la observación y análisis de las manifestaciones corporales son instrumentos importantísimos en el diagnóstico temprano y la intervención adecuada. Adquisición de patrones, uso funcional de los mismos, tensión en los movimientos, rechazo a pequeños desplazamientos, mala planificación motora, expresión facial, posturas corporales, gestos, movimientos menores inapropiados, etc. En general la alteración en sus manifestaciones corporales, es una herramienta de valoración, un indicador de anomalías en el desarrollo.
“El cuerpo es una construcción a través del descubrimiento sensorial placentero.”

Terapia Aucouturier

1 comentario:

  1. Muy buena entrada!!! te faltan los links para compartir en facebook

    ResponderEliminar