martes, 6 de julio de 2010

Musicoterapia con prematuros



Una vez más traemos el tema de prematuridad y sus necesidades, los cuidados extras no solo a nivel médico sino también psicopedagógico.
El objetivo principal de las unidades de neonatología es mejorar las condiciones de vida y reducir el estrés al que se ven sometidos los bebes. Minimizar los procedimientos de manipulación agresiva, ruidosos, en ocasiones dolorosos que implican cambios de frecuencia cardiaca, aumento de sus necesidades de oxigeno, irritabilidad, sueño intranquilo y menor ganancia de peso. Este intento por mejorar la calidad de su estancia ha motivado la búsqueda de pequeñas soluciones, algunas de ellas muy conocidas e instauradas en casi todos los hospitales como método canguro.

El último procedimiento en incorporarse con éste fin, es el empleo de la musicoterapia, de la cual ya hay algunos intentos de implantación. Uno de ellos, es el llevado a cabo por las enfermeras del Hospital Materno Infantil de Granada, usan la música clásica como método de relajación para los bebés. Colocan la música en las incubadoras tres veces al día, coincidiendo con las horas de las comidas.
La unidad de neonatología del hospital la Fe de Valencia, realizó un estudio con un total de 40 niños prematuros, ponían música clásica ambiental tres veces al día, durante una hora y comprobaron que los niños se relajaban, mejoraban su frecuencia cardiaca y su oxigenación y dormían mucho mejor.
Uno de los estudios más conocidos es el realizado por la Universidad de Alberta (Canadá). Que ha revisado nueve investigaciones realizadas entre 1989 - 2006 y cuyo objetivo era demostrar que la música podía reducir el dolor y consecuentemente mejorar la alimentación. El equipo investigador concluyó que la mayoría eran de poca calidad, metodológicamente poco rigurosos, pero si mantienen la “evidencia preliminar” a falta de resultados más concluyentes, de que la musicoterapia es beneficiosa para los bebés prematuros y su efecto relajante es innegable.
El doctor Shmuel Arnon, dirigió una investigación en el Departamento Neonatal del hospital israelí de Netanyá. Concluyó que los bebés dormían con más calma después de escuchar la música en vivo. Según Arnon, se puede alentar a las madres a que le canten canciones de cuna a sus bebes en las unidades de cuidados intensivos, (las nanas son suaves en voz femenina cuyo timbre es mas agudo).
Pero hay otros beneficiados de los que en ocasiones nos olvidamos, los padres. Durante el largo periodo de estancia en el hospital, necesitan colaborar y participar en los acontecimientos, la música se coloca en periodos en los que los bebes puedan estar con ellos, no sólo se controlará la frecuencia cardiaca en los bebés, también se logrará reducir el estrés en los padres.
Es importante que se siga investigando en mejorar las condiciones emocionales y afectivas del bebe prematuro y sus familias para reducir las condiciones de estrés que les rodean.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada