jueves, 19 de marzo de 2015

Neuroeducación





Francisco Mora es doctor en Medicina por la Universidad de Granada y doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford (Inglaterra). Es catedrático de Fisiología Humana de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y catedrático Adscrito del Departamento de Fisiología Molecular y Biofísica de la Universidad de Iowa en EE.UU. Es miembro del Wolfson College de la Universidad de Oxford. Sus libros mas recientes incluyen NEUROEDUCACIÓN: solo se puede aprender aquello que se ama.
Es imprescindible ir realizando cambios pedagógicos en la forma de enseñar. No podemos seguir utilizando los métodos anacrónicos, actualmente ya que se dispone de gran información sobre muchos procesos de aprendizaje. El trabajo en Atención temprana requiere igualmente conocimientos de NEUROEDUCACIÓN, tanto para detectar como para intervenir. Me gusto este artículo del doctor Francisco Mora.
La letra, con miedo no entra
Aprender es la necesidad mas vieja del mundo. La vida misma no sería viable sin el aprendizaje y la memoria. Precisamente por ello aprender es un proceso que se pone en marcha desde el mismo minuto tras nacer. Y ello ocurre por el encendido de los códigos neurales que guarda celosamente cada cerebro en sus trenzas genéticas.

viernes, 6 de marzo de 2015

Ami Klin. Autismo, diagnóstico precoz.





Este fin de semana se está desarrollando el XVII Curso Internacional de Actualización en Neuropediatría y Neuropsicología Infantil (Trastornos del Neurodesarrollo). El invitado especial es el profesor Ami Klin del equipo de investigadores del Marcus Autism Center del Hospital Infantil de Atlanta y de la Emory University School of Medicine identificar, en EE.UU,  “ El diagnóstico precoz del trastorno del espectro autista puede mejorar la vida de todas las personas involucradas,  pero la compleja red de causas hace que sea muy difícil de predecir”. El profesor trabaja en  un nuevo método de detección temprana que utiliza tecnologías de rastreo ocular para evaluar las habilidades de reciprocidad social de los niños y medir con fiabilidad el riesgo de que desarrolle autismo.
“Los bebés vienen al mundo con mucha predisposición hacia el contacto visual “…….,” Los bebés miran más a los ojos que a cualquier otra parte de la cara, y miran más a la cara que en cualquier parte del cuerpo”….. dice Jones.
La interpretación de cuándo y cuánto tiempo un bebe mantiene la  mira a los ojos de las personas es la primera indicación conductual que muestra si es probable que el niño desarrolle autismo.  Entre 2 , 6 y 9 meses nos darían pistas del manejo de la mirada, la menor frecuencia y atención, que podría tener alguna vinculación con el posterior desarrollo de autismo. Las diferencias del seguimiento de los ojos no es algo que los padres o los pediatras sean capaces de percibir sin la tecnología y el profesionalismo de una clínica de autismo. Ya que, la atención a los ojos de los demás no parece estar totalmente ausente.
El equipo de investigadores Ami Klin y Warren Jones.