sábado, 13 de diciembre de 2014

Trastorno del Desarrollo de la Coordinación (TDC)

Trastorno del Desarrollo de la  Coordinación  (TDC)  afecta las habilidades motoras, a la capacidad de los niños para realizar tareas cotidianas comunes y dominar actividades motoras simples.  Con frecuencia se define  por padres y maestros como "torpe".
Por definición, los niños con (TDC)   no tienen una alteración médica o neurológica identificada que explique sus problemas de coordinación. Afecta a un 5-6% de los niños en edad escolar y puede coexistir con otras alteraciones de desarrollo, déficit de atención / hiperactividad (TDAH), trastornos del aprendizaje (TAP), retrasos del habla y lenguaje  (TEL) y problemas emocionales y/o de comportamiento.

Valoración Del (TDC)

Para llegar a la evaluación  del (TDC)   se hace previa la existencia de algunos criterios:
1.       El aprendizaje y la ejecución de las habilidades motoras coordinadas está por debajo de nivel de edad, para el aprendizaje de habilidades
2.       Las dificultades motoras interfieren significativamente con las actividades de la vida diaria, la productividad académica, ocio y juego.
3.       Las dificultades de coordinación motora se no explican mejor por retraso intelectual, discapacidad visual, u otras condiciones neurológicas que afectan el movimiento.

Las dos Escalas más destacadas  para valora el TCD son:

·         Las Escalas Peabody Developmental Motor (PDMS-2) (niños en edad preescolar). La PDMS-2 valora el desarrollo de la motricidad gruesa y fina de niños entre el nacimiento y los 83 meses de desarrollo.
El desarrollo motor es la adquisición y evolución de habilidades motoras; su valoración permite detectar alteraciones y promueve una atención oportuna y adecuada.

Intervención


 Si se analizan las principales dificultades:
El tono y la postura:  Bajo tono muscular puede hacer que sea muy difícil para los niños con TDC quedarse  sentado  y quieto o mantenerse erguidos mucho rato en la mesa. Masticar con la boca cerrada por dificultad para manejar algunos alimentos en su boca. Dificultad para usar utensilios y puede dar lugar a derrames de líquidos.

Deporte y Ocio: Muchos de los deportes del niño y actividades de ocio requieren coordinación motora. Esto puede causar problemas para un niño con (TDC). Por ejemplo en juegos de pelota puede ocurrir que pierda la pelota, se  golpea con la pelota, lentitud en reaccionar al juego, se fatigue, le cuesta llevar el ritmo. Puede tener dificultades para utilizar ambos lados del cuerpo juntos, en donde la coordinación ojo/mano le dificulte la adaptación a un entorno cambiante. El miedo al fracaso puede hacerles ser demasiado pasivos.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Estimulación Vestibular

¿Por qué insistimos en incluir en las programaciones las sesiones  de estimulación vestibular?

La estimulación de origen vestibular nos permite acceder a una de las tres estimulaciones básicas para un  desarrollo armónico del niño. (– estímulo táctil,–estímulo propioceptivo, –estímulo vestibular–).

El tacto, la propiocepción, la  orientación de la cabeza y la postura del cuerpo con respecto al espacio, son entradas sensoriales de información que alertan  y generan activación emocional, contribuyen al bienestar físico y psíquico; por todo ello, necesariamente se desarrollan emociones y afectos imprescindibles en el aprendizaje.