lunes, 13 de febrero de 2012

Informe sobre el autismo en Internet 2011




            La fundación Orange ha publicado por segundo año, un informe sobre la incidencia  del tema autismo en la red. Este informe revela como dato muy significativo que se ha producido con respecto al  anterior, un aumento de un 180% de incremento en el número anotaciones e informes publicados en medios, blogs y redes sociales relacionados con el término “autismo”. 
        En el año 2011 se han producido según el documento de la fundación  136.845 informaciones registrados, un 89% corresponde a mensajes compartidos en redes sociales, un 6% a noticias de medios online y un 5% a blogs.
          Queda patente la influencia de las redes sociales como canal de comunicación en el tema autismo, como punto de encuentro elegido por familiares y personas relacionadas con este trastorno.
       Otros datos importantes son los referidos publicaciones en blogs pasando de 3009 a 6338. También aporta información sobre su presencia en la prensa, en donde solo 1% del total de comunicados  se realizan en ella. Dato que confirma la escasa presencia en los medios de comunicación en internet
        Se estima que en España unas 300.000 personas presentan algún trastorno del espectro autista. Quizá todavía es escasa la información y queda mucho por  poner de manifiesto.
El informe puede descargarse completo en:

miércoles, 1 de febrero de 2012

La detección temprana de los TEA




           Un equipo de profesionales expertos en TEA de la Federación Autismo Madrid, trabajó a lo largo del año 2010 con el Servicio de Educación Especial y Orientación Educativa de la Consejería de la Comunidad de Madrid,  el objetivo fue analizar las necesidades básicas de los niños con autismo de la Comunidad, tales como diagnóstico precoz, derivación  e intervención temprana de calidad, según la etapa evolutiva del niño.   
       Para que estos pasos se realicen con la mayor eficacia y diligencia es necesario que todas las personas que intervienen con población infantil (profesores, personal sanitario,..) puedan efectuar en los primeros años de vida una correcta observación del desarrollo evolutivo y ante cualquier sospecha, dispongan de  protocolo de derivación de recursos para niños con TEA. Surgió la guía "La detección temprana de los trastornos del espectro autista en la etapa de educación infantil"


      La identificación temprana de estos trastornos resulta de vital importancia, una intervención temprana específica, personalizada para el niño y su familia, lleva a una mejoría en el pronóstico a largo plazo de muchos pacientes con TEA. Por otro lado, el tiempo transcurrido desde las primeras sospechas hasta el diagnóstico genera angustia, incertidumbre y desorientación para las familias.
          Aún siendo cada día más concientes de la necesidad de la detección temprana, todavía en la práctica resulta sumamente difícil, derivar a un niño a servicios especializados antes de los 24-30 meses. En manos de todos está divulgar la información necesaria en todos los canales de detección, como :
  • La familia que presenta las primeras sospechas alrededor de los 22 meses, la primera consulta después de los 24 meses y un primer diagnóstico sobre los 36-42 meses.
  •  En el ámbito sanitario, por lo general tienden a pensar erróneamente, que se trata de problemas leves o transitorios  del desarrollo o cuando la consulta solo es por cuestión de lenguaje, se aconseja la espera.
  • En el terreno educativo variara mucho en función de la instauración de Equipos de Atención Temprana en las zonas de referencia.

      Algunos de los patrones prototipo del trastorno que se pueden mostrar desde los 12 meses como son:
  • Ausencia de comunicación intencionada,   como  no responder al nombre, no señalar para pedir, no mostrar objetos, decir adiós, no responder a la sonrisa.
  • Movimientos extraños y reiterativos con las  manos y los dedos, reacciones inusuales de curiosidad o temor ante determinados estímulos. Apego exagerado a algún muñeco u objeto, del que le cuesta mucho separarse.
  • Con frecuencia muestran problemas iniciales en la  cooordinación motriz y la existencia de problemas de excesiva reactividad sensorial . Con frecuencia menor uso de contacto visual.

       No obstante, siempre se presenta el futuro esperanzador, múltiples estudios de los últimos años han mejorado la descripción clínica y han aportado nuevas herramientas de valoración, diagnóstico y tratamiento. Podemos identificar antes, comenzar a intervenir y definitivamente mejorar el pronóstico y la experiencia de las familias. El reto esta en contribuir a una detección e identificación temprana.
.