viernes, 29 de abril de 2011

¿Contamos un cuento?





Con frecuencia nos consultan los padres, sobre la insistencia de los niños, en que se les repita una y otra vez el mismo cuento, y que el niño se siente feliz escuchando lo que espera y ya conoce.
Recientemente ha sido publicado en la revista Frontiers in Psychology, un estudio de la universidad británica de Sussex, realizado por la psicóloga Jessica Horst, sobre las ventajas de contar sucesivas veces el mismo cuento. Según las conclusiones del estudio “oír muchas veces el mismo cuento acelera la adquisición del vocabulario en los niño”…, “cada vez que el niño escucha el mismo cuento adquiere nueva información, primero entiende la historia, después presta menos atención a esta y se puede centrar en otros detalles”.

En la repetición del cuento encontraremos que:
* Paulatinamente va añadiendo nueva información a la adquirida inicialmente, enlazando conceptos y reforzando la memoria de todo lo que el cuento le puede ofrecer. Puede acumular recuerdos más detallados una vez consolidados los principales.
* Repetir el mismo cuento les proporciona seguridad y tranquilidad, es una rutina más de su cotidianidad, la información previsible es la que mejorará y ampliará, tiene una base sólida sobre la cual apoyar la nueva información que va adquiriendo y a su vez cambiando constantemente.
* Mejora la capacidad de comprensión, al proporcionar al niño nuevas oportunidades de entender conceptos o ideas, que previamente no hubiera asimilado por estar ocupado con otras contenidos del mismo cuento.

Cómo podemos contar el cuento
Cuando contamos un cuento a nuestro hijo, no podemos limitarnos solo a leerlo, estas pueden ser unas buenas combinaciones:
El narrador tiene que conocer previamente el cuento.
Usar un lenguaje sencillo, que sea fácil de entender.
Diferentes tonos de voz, de movimientos de manos, expresión de ojos o cara mantendrán su atención, creando sorpresa y expectación.
Repite las frases tantas veces como sea necesario. Volver a escucharlas le hará descubrir nuevas cosas.
Descripciones poco detalladas, le permitirán al niño imaginar.

Entre los 2-3 años es conveniente que los cuentos traten de cosas muy cercanas a ellos, sus juguetes, sus acciones, su familia etc. Hemos de incluir onomatopeyas o sonidos inventados.
Alrededor a los 4 años, empieza a aparecer la comprensión e interés por los mundos mágicos, hadas, nomos, princesas etc.
El cuento se ha de repetir, pero hemos de estar atentos y observar cuando deja de ser ligeramente emocionante para poder ir introduciendo otro nuevo.

martes, 19 de abril de 2011

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad



Durante la edad infantil, antes de los 5 años, resulta difícil determinar un diagnóstico definitivo de TDAH. En esta primera infancia, el niño pone en marcha muchas conductas, básicamente motoras, manifestaciones exploratorias que forman parte de la conducta normal debido a su curiosidad y su necesidad de examinar el entorno. En los niños con Tdah, el aumento de actividad responde más a una necesidad interna de moverse que al interés por conocer lo que les rodea..
En el futuro diagnóstico lo importante es poder valorar la frecuencia e intensidad con que se van instaurando dichas conductas.
Entre los 2 y 3 años: La excesiva actividad se acompaña de constantes caídas y golpes. No mantiene un mínimo de atención a un cuento breve de imágenes. Inmadurez de lenguaje expresivo. Problemas de ritmo en el sueño. Desde la Escuela Infantil les comentan sobre sus conductas.
De 4 a 5 años: Problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades en el seguimiento de normas. Impulsividad y falta de atención selectiva. Impaciencia en los juegos. Poco control de la frustración y escasa regulación de las emociones.

Muchas familias buscan una solución y en muchos casos piden medidas farmacológicas, a estas edades y salvo casos muy excepcionales, el niño no debe ser medicado.
--Un equipo de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, ha comprobado que básicamente en la primera infania, los niños que padecen algún trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) responden mejor a terapias cognitivo-conductuales. Investigación publicados en la revista 'Biological Psychiatry”Profesor Chris Hollis.. “La motivación en los niños con hiperactividad es mas efectiva que el tratamiento farmacológico, según un estudio”.
--El tratamiento aconsejado ha de pasar primero por mejorar el ambiente familiar, favorecer una buena integración infantil y trabajar con el niño a realizar tareas, aprendiendo una mínima planificación interna.
1. Mantener el orden del entorno-hogar. La rutina puede ayudar a su hijo a aprender el sentido de orden en su vida. Sea consistente con sus rutina, en la infancia son básicas, le permitirán prever un entorno estructurado, lo que puede o no puede hacer y cuales son los limites que le han marcado.
2. Conocer cuales son las conductas propias de un niño de la edad de su hijo y aprender a adaptar las actividades de la familia a esa etapa evolutiva y a sus circunstancias. Trabajando conjuntamente padre y madre.
3. Iniciar las estrategias de intervención muy poco a poco, consolidando pasos. Demasiados objetivos, nos pueden llevar a la fatiga y consecuentemente a la renuncia.
4. Sea firme y consistente en sus propuestas de disciplina, asegúrese que su hijo las ha comprendido. Horarios fijos de comida y sueño.
5. Buscar las conductas positivas, descubrir aquello que suele hacer bien y felicitarle por ello.
6. Prográmele pequeñas responsabilidades en función de edad y aptitud.

Cuanto antes busquemos ayuda, mejor podremos entenderle y comenzar a trabajar con nuestro hijo, podremos ayudarle a evitar malos hábitos, que después tendríamos que volver a trabajar para rehacer bien, antes podremos enseñarle pequeñas conductas de autocontrol y control de impulsos.

lunes, 18 de abril de 2011

Lecturas interesantes sobre Tdah

En la red podemos encontrar manuales variados que se pueden consultar.
He seleccionado los que a continuación aparecen vinculados.
En la seleción se tiene en cuenta,los distintos ambientes en los que el niño se va desenvolver como la familia,la escuela infantil o colegio y todo ello desde la visión de la individualidad y características del niño, ya sean estas las emocionales o de aptitudes, el afrontamiento familiar, respuestas educativas, etc. y en general una visión interdisciplinar.






Guía práctica para educadores.El alumno con Tdah
Guía breve para profesores
El niño con Tdah, guía práctica para padres
Guía práctica sobre el Tdah
Tdah. Guía para padres y educadores
Guía de actuación en la escuela con alumnos con Tdah
Guía práctica clínica del Tdah en niños
Guía de actuación con alumnos Tdah
Comportamiento y Tdah
Comprendiendo al niño Tdah
Cuaderno informativo sobre tdah en preescolar
Autoestima en Tdah
Dificultades de aprendizaje en Tdah
Ideas claves en la respuesta educativa a Tdah
Tdah guía breve para padres