jueves, 30 de septiembre de 2010

Autismo y Sacáner cerebral



En el mes de agosto se fueron publicando distintas noticias en la prensa sobre un estudio divulgado en la revista “The Journal of Neuroscience”, sobre el futuro diagnóstico del autismo, a través un sencillo escáner. Las consultas de las familias fueron frecuentes.

La Dra. Christine Ecker, que dirigió el estudio, profesora del Departamento de Ciencias Forenses y de Neuro-desarrollo del IoP, del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres, junto con otros Doctores (Declan Murphy, Profesor de Psiquiatría y Maduración Cerebral) plantearon una técnica para detectar el autismo de forma mucho más rápida que con los métodos convencionales empleados actualmente. El proyecto fue, “Estudio del autismo Multicéntral de imágenes” (scanner de Imágenes de Resonancia Magnética), con el objetivo de establecer la anatomía y conexiones de los sistemas cerebrales específicos en adultos TEA, estructura, grosor y forma de la corteza cerebral. El estudio analizó a tres grupos diferentes de los hombres: 20 sujetos eran controles sanos, 20 tenían diagnóstico previo de ASD, y 19 fueron diagnosticados con TDAH. Estos pacientes fueron diagnosticados previamente con los métodos habituales y pasaron posteriormente 15 minutos sobre el escáner cerebral. Las imágenes obtenidas sirvieron para buscar y analizar diferencias significativas. Los científicos estimaron que tenían un 90% de precisión en el diagnóstico.
Carl Heneghan – Director del Centro para Medicina Basada en Evidencia, Universidad de Oxford, Inglaterra, como respuesta al estudio publicado en la revista científica Journal of Neuroscience, comenta que la utilización de imágenes cerebrales para detectar autismo sería una gran pérdida de dinero y que esta muy lejos de poder ser utilizado como una herramienta fiable. Para obtener un resultado útil, un estudio de diagnóstico debe incluir a un amplio espectro de la discapacidad, desde muy leve a severo, así como realizar más estudios al respecto, máxime en niños con TEA. Nos pregunta “Si el escáner dice que tengo autismo, ¿tengo de verdad TEA?”, también nos podemos plantear que las estructuras y conexiones cerebrales del niño son diferentes a las del adulto TEA, teniendo en cuenta que el propio comportamiento del niño TEA, contribuye a lo largo de su desarrollo en que su cerebro se desarrolle de una manera determinada, esto significaría que ¿podría diagnosticar la infancia con los resultados de estructuras de adultos TEA? , ¿Qué sucede si fue diagnosticado con autismo basándose enteramente en la estructura de su corteza, sin haber manifestado cualquiera de sus síntomas de comportamiento?.
La Profesora Uta Frith, del UCL Instituto de Neurociencia Cognitiva, especialista en autismo y neuroimagen, dijo que el trabajo necesitaría, muchos estudios antes de que los resultados pudieran ser utilizados para el diagnóstico. No obstante matiza que "Este estudio demuestra que las anormalidades sutiles del cerebro asociadas con el autismo muestran un patrón distintivo," y "Es crucial que aprendamos más acerca de las anormalidades del cerebro medio”.
Incluso los autores del estudio reconocen la complejidad del proceso, por Dr. Declan Murphey : "Es evidente que las implicaciones éticas de escanear en la gente que no puede sospechar que tienen autismo necesita ser manejada con cuidado y sensibilidad si la técnica se convierte en parte de la práctica clínica . "Si usted tiene las características del cerebro, pero no el comportamiento, ¿tiene el autismo?.
Lo único que podemos decir con seguridad es que los criterios diagnósticos para el autismo son muy difusos y que algunos se superponen con otras alteraciones. Por todo ello, esta noticia de momento sólo puede abrir puertas a la esperanza en nuevas líneas de investigación, pero sin concretar nada nuevo e inmediato.




miércoles, 8 de septiembre de 2010

Guías de apoyo técnico-pedagógico




Guías de apoyo técnico-pedagógico: NEE en el nivel de educación parvularia” .
Elaboradas por el Ministerio de Educación y la Unidad de Educación Especial de Chile. Publicada en 2008, tienen como objetivo llegar a la población menor de 6 años que presentan Necesidades Educativas Especiales permanentes o transitorias, abarcan las patologías de mayor prevalencia y aportan propuestas y sugerencias para el desarrollo educativo de calidad.

En total son ocho cuadernos o guías, organizados de la siguiente manera:
Una guía de carácter introductoria que presenta aspectos conceptuales generales de la integración educativa, de la inclusión, de las NEE, de la diversidad y la discapacidad.

El resto de las guías muestran el siguiente guión, pero adptandose a cada una de las discapacidades:
1. Características generales de la discapacidad específica.
2. Sugerencias para la detección y derivación temprana
3. Respuestas educativas para niños y niñas que presentan NEE asociadas al déficit.
4. Orientaciones para la organización y planificación del proceso de enseñanza y aprendizaje.
5. Referencias bibliográficas y anexos




Guía Introductoria.
Guía Auditiva.
Guía Visual.
Guía Motora.
Guía Atención y concentración
Guía Discapacidad Intelectual.
Guía Autismo
Guía Lenguaje Aprendizaje.


viernes, 3 de septiembre de 2010

María y yo




Creo que es imprescindible responder a todos las buenas iniciativas de divulgación sobre la discapacidad, en este caso se trata del documental “María y yo”, basado en una novela gráfica ya muy conocida, de Miguel Gallardo, padre de María, Maria y yo. Seguro que muchos de nosotros ya hemos podido ver la película en cine.
Es una historia tierna y sobretodo sincera, donde un padre tiene la fuerza y la generosidad necesaria para compartir la hermosa relación que tiene con su hija. Nos muestra sus vivencias con toda naturalidad, de forma desenfadada, fresca y sin autocompasión. Una relación de afecto y amor entre un padre y una hija que presenta autismo. No esperen encontrar un documental que hable del autismo, nos encontraremos con María y su forma diferente de estar y entender el mundo, también de las dificultades de comprensión y aceptación social de la diferencia. Miguel Gallardo nos muestra una paternidad auténtica, aquella en la se acepta al hijo como es, no intentando cambios irreales, que con frecuencia no nos dejan disfrutar de ellos.