miércoles, 24 de febrero de 2010

Amamantamiento y desarrollo lenguaje



Todos somos conscientes de la necesidad de estimular el lenguaje desde las edades más tempranas y también cada día sabemos más, sobre las ventajas de la lactancia materna, para la salud de nuestro bebe. Sin embargo, no son tan conocidos los beneficios de la lactancia materna para el desarrollo posterior de las habilidades relacionadas con el lenguaje y su influencia en crear las bases para un correcto proceso fono-articulatorio.
En las últimas décadas se han realizado numerosos estudios odontológicos que relacionan la falta de la lactancia materna con posibles anomalías dentomaxilofaciales, Guerra y Mujica (1999), Planells P, y otros. (2000), Martín y Mohr, (2000)
Para poder producir los sonidos del lenguaje utilizamos unos órganos anatómicos que han de tener un buen posicionamiento y un adecuado tono muscular. Utilizamos maxilares, paladar duro, paladar blando, lengua, labios y una apropiada sincronía respiratoria. Estos mismos órganos, son los que utiliza el bebe en el amamantamiento. Cada vez que es amamantado pone en macha un complejo movimiento de coordinación muscular. Los músculos orbiculares de los labios, son ampliamente ejercitados al succionar y este continuo esfuerzo tiene a su vez una importante influencia sobre el crecimiento fisiológico de la mandíbula, que al nacimiento se encuentra retraída con respecto al maxilar superior, alcanzando su posición correcta alrededor del 8º mes. Por otra parte, la lengua con su contracción rítmica va ocupando su correcta posición configurando el paladar, sin olvidar una respiración exclusivamente nasal, estas acciones desarrollan un equilibrio craneofacial armónico y fortalecen la musculatura oral. Tras este proceso se puede considerar que el bebe estará preparado para la llegada de la primera dentición, favoreciendo el desarrollo adecuado de las funciones más complejas como son la masticación.
En la Facultad de Odontología de Sevilla, se realizo un estudio en 1600 niños preescolares, con objeto de conocer los efectos que sobre el aparato estogmatognático podía tener la lactancia materna. Concluyeron…”que la lactancia materna, mediante un sistema neural dispuesto para captar el pecho materno, realizando, eficazmente la succión, favorece un correcto posicionamiento de las arcadas y con ello, una buena oclusión dentaria, entendiendo por oclusión, las interrelaciones entre los dientes superiores e inferiores, cuando las arcadas están cerradas. Evita los apiñamientos y facilitan la respiración nasal eliminando el patológico efecto de una respiración oral y sus consecuencias en el desarrollo articulatorio fonético”.

¿Que nos podemos encontrar en la alimentación con biberón?, los movimientos de succión que realiza el bebe con la tetina, son más pasivos y el trabajo de los músculos de la boca, más pobre. La tetina es más larga y gruesa que el pezón materno, por lo que, la lengua queda más inmovilizada en la base de la boca, no favoreciendo con la misma intensidad el avance y retroceso de la mandíbula. Los labios tampoco sellan con la misma fuerza, iniciando un proceso de respiración bucal. En general, la menor ejercitación del movimiento muscular, puede disminuir la estimulación del crecimiento y la forma de la boca, condicionando la aparición de futuros problemas de oclusión.

Toda nueva información es bien acogida y hemos de tenerla en cuenta para nuestras orientaciones diarias a las familias que nos llegan y se encuentran en proceso de vinculo y maternaje, pero concluiré diciendo que el desarrollo del lenguaje es una suma de factores, biológicos y educativo-ambientales como un adecuado control de la alimentación, amamantamiento, introducción de semisólidos desde que aparece el primer diente, no prolongar el uso de chupetes y el biberón etc. y la imprescindible estimulación que recibe el bebe desde su nacimiento.


martes, 16 de febrero de 2010

¿Gatear?




Vivimos marcados por la prisa, buscando conseguir las cosas rápidamente, tenemos horarios de trabajo poco compatibles con los de nuestros bebes y cuando estamos con ellos, siempre los tenemos metidos en hamaca, carro, parque, andador etc.. Esta circunstancia tiene consecuencias que se ven reflejas en pequeños hábitos de nuestra vida y en la de los que nos rodean.
En entradas anteriores hablábamos de la relación entre el desarrollo motor del niño y su permanencia en el suelo. Para el tema de hoy la necesidad es la misma, pero con demasiada frecuencia “los tenemos metidos en …”, por lo que las oportunidades que les ofrecemos para explorar serán insuficientes.
Aprender a gatear es un proceso más en el desarrollo motor del bebé; hay que tener paciencia, darle tiempo y ofrecerle la posibilidad física para que pueda ejercitarlo. Hemos de estimularlo, pero jamás obligarlo, no es estrictamente necesario que el bebé gatee antes de caminar, cada niño lleva su proceso, en el cual influyen diversos factores como peso, predisposición genética, fuerza muscular etc. Este proceso se puede iniciar alrededor 7º-8º mes para finalizar entre los 11º-12º meses, aunque, como siempre, es bueno recordar que cada niño se desarrolla a un ritmo propio.
Desde los CDIATs, siempre recomendaremos que se faciliten las condiciones para el desarrollo del Gateo.
¿Cuáles serán los beneficios que obtendrá el bebe al ejercitar el gateo?
A nivel anatómico:
* Le ayuda a fortalecer y desarrollar los músculos de sus brazos, piernas, espalda y cuello, así como las articulaciones. En esta actividad, que implica estirarse-sentarse-gatear-sentarse-gatear hasta intentar ponerse de pie, esta tonificando el sistema anatómico, que más adelante le permitirá mantener la columna recta cuando esté preparado para poder ponerse de pie.
* La ejercitación de la actividad de gatear, también proporciona al bebe mayor capacidad respiratoria, que aumenta la oxigenación de su cerebro, y facilita sus primeros balbuceos.
* El desplazamiento por gateo es muy enriquecedor en la organización corporal y desarrollo armónico del movimiento, brazo derecho-pie izquierdo, pie derecho-brazo izquierdo.
* El gateo aportará información a su cerebro sobre el contexto físico en el que esta y que partes de su cuerpo están implicadas, por lo cual podrá prever cambios y adaptaciones para realizar el movimiento correcto en cada momento.
Nivel sensitivo:
* Mediante el gateo se perfecciona el desarrollo de los sentidos.
* Táctil. Cuando el bebe gatea recibe una adecuada estimulación a través de la mano, toca distintas texturas, experimenta sensibilidad táctil en los dedos, controla la presión de su mano, en general recoge constantemente información y prepara la mano para posteriores actividades de mayor destreza manipulativas.
* Visual: El bebe se desplaza cuando desea coger algún objeto que le interesa y para ello ha de poner en marcha un proceso de coordinación ojo-mano, utilizando la información visual que recibe de cada uno de ellos, agrupando ambas imágenes en una sola. Práctica la focalización, adecuando las distancias de los objetos, cerca-lejos. En sus desplazamientos gateando, también fortalece la visión periférica, todavía muy incipiente en estos momentos, percibiendo los movimientos del entorno y preparándose para adaptarnos a ellos.
Nivel autonómico:
* Para un bebe de 9 o 10 meses que todavía no anda, pero si puede gatear, limitar sus movimientos espontáneos es limitar sus posibilidades de exploración o posponerlas varios meses y con ello también coartar la posibilidad de que comience a desarrollar su autonomía. El gateo le permite recorrer espacios sin la ayuda del adulto. El puede decidir dónde quiere ir, a qué estímulos quiere dar respuesta y por dónde hacerlo. Es una fase de gran placer y descubrimiento continuo que no debemos limitar.

¿Cómo ayudo a mi bebe?
1. Buscar un tiempo y espacio facilitándole los desplazamientos espontáneos.
2. No forzarlo a andar, lo hará cuando este preparado anatómica y sensorialmente.
3. No utilizar el andador. Este le facilita una forma de desplazamiento inadecuada, no enseña a caminar al niño, le cortamos el entrenamiento de los apoyos manuales correctos, que le son tan necesarios para colocar las manos como punto de apoyo en las frecuentes caídas que se producen en los siguientes días de comenzar a andar solo.

Aquí les dejo un video específico sobre el gateo y nuevamente les cuelgo uno que ya mostramos, pero que es sumamente interesante.


El gateo del bebe (Desarrollo motor)
Cargado por raulespert. - Vídeos sociales y ecológicos.


domingo, 7 de febrero de 2010

Memoria infantil





El desarrollo de la memoria es un proceso de construcción gradual y complejo. Ya desde bebes se identifica la voz de la madre, determinados olores, sonidos, rostros etc.., pero todavía no puede categorizar los recuerdos. Será posteriormente cuando pueda establecer, dónde lo escuchó, lo vió, quién, cuándo etc.
A lo largo de niñez el aumento de esa capacidad es muy significativo. Pasamos de reconocer a recordar. El niño comienza con la capacidad para identificar algo ya conocido previamente, recordar supone un paso más y consiste en reproducir cosas que están ausentes, que en ese momento no ve. A partir de los diez meses un bebé ya puede estar preparado para encontrar un objeto escondido segundos antes. Será después del año cuando pueda encontrar cosas que no ha visto desde hace largo rato, y finalmente el desarrollo del lenguaje le permitirá nombrarlas y evocarlas. Al lo largo del tercer año aparecerá la conciencia de “el yo como organizador de los sucesos que ocurren entorno a él”. El proceso de memoria entra en otra fase, el niño ya interpreta la realidad y dispone de una estructura narrativa para contarla.
¿Qué factores van a influir en una buena calidad del desarrollo de la memoria?.
Familiarización con los objetos, repetición de situaciones o secuencias, interacciones sociales, interacciones emocionales, comunicación, etc..
¿Cómo ayudo a mi hijo?.
Familiarización con el mundo: Lo importante es obtener información de lo que les rodea, manipular, jugar, tocar, explorar. Esta información base, será la estructura donde enlacen las nuevas informaciones.
Creando rutinas: El establecimiento de rutinas es fundamental para el desarrollo del bebé, ya que le aporta seguridad en sí mismo y contribuye al avance de la construcción de la memoria, sabrá que si lo montan en el cochecito sale a pasear, que si ve preparativos de comida va a comer, que cuando se saca la toalla llega el baño, que después del cuento hay que dormir, etc.
Repetición de situaciones: Les encanta que les repitamos una y otra vez los mismos juegos, cuentos, canciones, etc.
Comunicación:. Desde el momento en que los niños pueden expresar sus recuerdos, es cuando pueden retenerlos en la mente, iniciando un proceso de memoria a largo plazo. Gracias a la adquisición del lenguaje, el niño tiene la capacidad de relacionar, de narrar una escena o una historia y esto le permite dar un gran paso, organizar los recuerdos.
Interacción social: Cuando los padres interactúan con sus hijos de forma natural, dando nueva información y enlazándola con acontecimientos vividos conjuntamente, con su propia experiencia, cargándolo de sentido emocional les será más fácil recordar mayor cantidad de detalles.
Marcadores visuales: A partir del segundo año, los niños almacenan mejor la información a través de imágenes que sólo con palabras. El cuento ha de estar apoyado con imágenes sencillas que proyecten lo que les verbalizamos. Pero también hemos de tener presente, que la realidad ayuda más que las imágenes, la realidad está más cargada de factores emocionales. Los recuerdos de acciones vividas nos servirán como puente sobre el cual enlazar las nuevas informaciones, por ejemplo tras un día de playa cargado de experiencias y emociones, si le contamos un cuento sobre la playa, todo lo que le comentemos lo podremos enlazar con lo ocurrido ese día.
Como pedirles que narren un hecho: Los conceptos temporales hoy, mañana, etc. no están presentes en los primeros años. Si les pedimos que nos cuenten lo que ocurrió ayer, es probable que no nos respondan, pero si podemos ayudarles a recuperar la información ofreciendo señales “Te acuerdas del castillo de arena…….”¿qué pasó después?, cuéntamelo.

Les dejo este video interesante






lunes, 1 de febrero de 2010

Bienvenido a Holanda




Seguro que muchos padres conocen esta hermosa reflexión que les copio hoy. Me han solicitado que la ponga y aquí les dejo.....


BIENVENDO A HOLANDA (De Emily Pearl Kingsley)

A menudo me piden que describa la experiencia de criar a un niño con una discapacidad, que intente ayudar a la gente que no han compartido esa experiencia única a imaginar cómo se sentirían. Es así...

Cuando vas a tener un bebé es como planear unas vacaciones fabulosas en Italia. Compras un montón de guías y haces tus maravillosos planes. El Coliseo. El David de Miguel Ángel. Las góndolas de Venecia. Puede que aprendas algunas frases útiles en italiano. Es todo muy emocionante.

Después de meses de ansiosa anticipación, finalmente llega el día. Preparas tus maletas y allá vas. Varias horas más tarde el avión aterriza. La azafata viene y dice: "Bienvenido a Holanda".

- ¿Holanda? - dices -. ¿Cómo que Holanda? Yo me embarqué para Italia. Se supone que estoy en Italia. Toda mi vida he soñado con ir a Italia. Pero ha habido un cambio en la ruta de vuelo. Han aterrizado en Holanda y aquí se debe quedar.

Lo importante es que no te han llevado a ningún lugar horrible, asqueroso y sucio, lleno de pestilencia, hambruna y enfermedad. Simplemente es un sitio diferente.

Así que tienes que salir y comprarte nuevas guías. Y tienes que aprender una lengua completamente nueva. Y conocerás a un grupo entero de gente que nunca habrías conocido.

Simplemente es un sitio diferente. Camina a un ritmo más lento que Italia, es aparentemente menos impresionante que Italia. Pero cuando, después de haber estado un rato allí, contienes el aliento y miras alrededor, empiezas a notar que en Holanda hay molinos de viento. Holanda tiene tulipanes. Holanda tiene incluso Rembrandts.

Pero todo el mundo que conoces está muy ocupado yendo y viniendo de Italia y todos presumen muy alto de qué maravillosamente se lo han pasado en italia. Y, durante el resto de tu vida, dirás "Sí, ahí era donde se suponía que yo iba. Eso es lo que había planeado."
Y ese dolor nunca, nunca, nunca, se irá, porque la pérdida de ese sueño es una pérdida muy importante.

Pero si te pasas la vida quejándote del hecho de que nunca llegaste a Italia, puede que nunca tengas libertad para disfrutar de las cosas, muy especiales, maravillosas, de Holanda.